Saturday, June 18, 2022

An invitation to revival


 
Homily: Corpus Christi – Cycle C

         Last Sunday, the Church gave us the Solemnity of the Holy Trinity, where we were invited to consider the mystery of who God is in himself.  In doing so, we remembered once again that who God is in himself is inseparably linked to us, his creatures, in whom he delights.  This good news gave us joy and we recommitted ourselves to celebrate this joy with others.  Today we celebrate the Solemnity of the Most Holy Body and Blood of Christ, another feast in which we celebrate who God is in himself, but which reveals to us another aspect of the mystery of God.

         In this feast—also known as Corpus Christi—the Church invites us to consider the mystery of who God is for us.  In this feast, we celebrate that Jesus Christ, the Son of God, left for us a memorial of his Sacrifice on the Cross: a memorial that allows us to participate in that same sacrifice—and the salvation that it won for us—by re-presenting it to the Father in the form of the bread and wine, offered from our hands and then transformed by the words of the priest into the Body and Blood of Christ, and then by partaking in those gifts when we receive from the altar what God has blessed and made abundant for us.

         We also celebrate, of course, that the Body and Blood of Christ represents for us the enduring, physical presence of Jesus among us: that in churches and chapels around the world men and women can come and be in the physical presence of God, to commune with him in silent adoration and to be strengthened in faith.  This is a rich mystery for us to consider; one we should contemplate regularly.  For our purposes here today, however, I’d like to offer three things that this feast should inspire in us in our daily lives.

         First, this feast should inspire in us awe and wonder.  The disciples in the Gospel today were amazed that the five loaves and two fish that Jesus blessed were miraculously multiplied and that they not only satisfied the five thousand men (not to mention any women and children who were there) but that there was left over enough to fill twelve wicker baskets.  Jesus performs another miraculous transformation for us when, through the hands and words of the priest who stands in his place, and through the power of the Holy Spirit, the meager gifts of bread and wine have their very substance changed and become Jesus’ Body and Blood, his real presence, right before our eyes.  That this presence endures—and that we can not only receive him into our bodies, but also remain in his presence long after the Mass has ended—is something that should amaze us as well.  For this is only possible by God’s grace and through his great love and care for us.  That God would consider us, his creatures, so… loveable that he would deign to share this with us is truly an awesome mystery.

         Thus, the second thing that this feast should inspire in us is thanksgiving.  Just like in our first reading when the priest Melchizedek made an offering of thanksgiving that God had allowed Abram to conquer all of his enemies, so we, too, come here to offer thanks that God, through the sacrifice of his Son, has conquered our greatest enemy: sin and death.  Yet we go even further and we give him thanks that he has left us the Body and Blood of his Son to be a memorial for us of this great gift of victory; a gift which is ever present and available to us to strengthen us and to inspire our daily lives.  This is a true gift: one by which daily we should be humbled.  The most appropriate response to this gift is to give thanks, which we do most perfectly when we celebrate the Holy Eucharist.

         True, authentic thanksgiving, however, always leads us to respond in kind: that is, to pay it forward.  Just as Abram responded to the thanksgiving offering of Melchizedek by offering ten percent of everything he had, so we, too, are called to respond by making a generous offering of ourselves, pouring out our lives in service of God, Our Father, who so generously fills us with his gifts.  Yet, how often do we fail, like the disciples did in the Gospel, and convince ourselves that our meager gifts, our talents, aren’t enough to make a difference?  How often do we say, “I’m not very good at anything” or “I don’t have much to give, so why bother?” when what we should be saying is “Here, Lord, it isn’t much, but it’s what I have.”  We forget, don’t we, to give what little we have to Jesus.  We think that we have to prove something to him and so we assume that our little portion won’t go too far.  But when we give it to Jesus, what happens?  He multiplies it, of course!  So much so that it spills over to become more than is needed.

         My brothers and sisters let us not lament our small gifts, but rather our small faith!  Better yet, let us bring our small faith to Jesus, even if we have doubts, and place it in his hands.  Because when we do, as he did with the loaves and the fish, Jesus will bless it and multiply it so much that it fills baskets with what is left over: even after countless others have been nourished by it.

         This, my friends, is our invitation today on this feast of Corpus Christi: an invitation to be amazed that the God who created the universe would come to us, his creatures, under the appearance of simple bread and wine—gifts that we can consume; an invitation to give thanks for this awe-inspiring gift; and an invitation to respond, offering our meager gifts to Jesus so that he can multiply them for the good of many.  It is an invitation that, this year, is being extended and deepened as we inaugurate a national Eucharistic Revival here in the United States.  The purpose of this revival is “to renew the Church by enkindling a living relationship with the Lord Jesus Christ in the Holy Eucharist”.  Over the next two years, we will work to realize this goal at both the diocesan and the parish level, culminating with a national Eucharistic Congress, in which we will celebrate the renewal that we have experienced by giving glory to God.  Your participation is crucial, and so I hope that you will each respond to the initiatives that will be offered, for both your good and the good of the Church.

         Friends, this feast and the Eucharistic Revival that we inaugurate today are signs that the Good Lord never ceases to invite us into deeper relationship with him.  Let us, then, respond with the same “yes” as Mary did, a “yes” filled with awe and wonder, so that we, like her, may produce a great harvest through the grace of God working in us—the grace that we receive when we receive the Most Holy Body and Blood of Christ from this altar.

Given in Spanish at St. Paul Parish: Marion, IN – June 18th, 2022

Given in Spanish at Our Lady of the Lakes Parish: June 19th, 2022

Una invitacion de avivamiento

 Homilía: Corpus Christi – Ciclo C

         El domingo pasado, la Iglesia nos dio la Solemnidad de la Santísima Trinidad, donde fuimos invitados a reflexionar sobre el misterio de quién es Dios en sí mismo. Al hacerlo, recordamos una vez más que quien es Dios en sí mismo está inseparablemente unido a nosotros, sus criaturas, en quienes Él se deleita. Esta buena noticia nos dio alegría y nos volvimos a comprometer a celebrar esta alegría con los demás. Hoy celebramos la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, otra fiesta en la que celebramos quién es Dios en sí mismo, pero que nos revela otro aspecto del misterio de Dios.

         En esta fiesta, también conocida como Corpus Christi, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre el misterio de quién es Dios para nosotros. En esta fiesta celebramos que Jesucristo, el Hijo de Dios, nos dejó un memorial de su Sacrificio en la Cruz: un memorial que nos permite participar de ese mismo sacrificio—y de la salvación que nos ganó—presentándolo de nuevo al Padre en forma de pan y vino, ofrecidos de nuestras manos y luego transformados por las palabras del sacerdote en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, y luego participando de esos dones cuando recibimos del altar lo que Dios ha bendecido y hecho abundante para nosotros.

         También celebramos, por supuesto, que el Cuerpo y la Sangre de Cristo representan para nosotros la presencia física y duradera de Jesús entre nosotros: que en las iglesias y capillas de todo el mundo los hombres y las mujeres puedan venir y estar en la presencia física de Dios, para conversar con él en adoración silenciosa y ser fortalecidos en la fe. Este es un rico misterio para que lo consideremos; uno que deberíamos contemplar regularmente. Sin embargo, para nuestros propósitos aquí hoy, me gustaría ofrecer tres cosas que esta fiesta debería inspirar en nosotros en nuestras vidas diarias.

         Primero, esta fiesta debe inspirar asombro en nosotros. Los discípulos en el Evangelio de hoy se asombraron de que los cinco panes y los dos peces que Jesús bendijo se multiplicaran milagrosamente y que no solo saciaran a los cinco mil hombres (sin mencionar a las mujeres y los niños que estaban allí) sino que sobrara lo suficiente para llenar doce canastas. Jesús realiza otra transformación milagrosa para nosotros cuando, por las manos y las palabras del sacerdote que está en su lugar, y por el poder del Espíritu Santo, los escasos dones del pan y del vino han cambiado de sustancia y se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, su presencia real, ante nuestros ojos. Que esta presencia perdure, y que no solo podamos recibirlo en nuestros cuerpos, sino también permanecer en su presencia mucho después de que la Misa haya terminado, es algo que también debería asombrarnos. Porque esto solo es posible por la gracia de Dios y por su gran amor y cuidado por nosotros. Que Dios nos considere a nosotros, sus criaturas, tan… amables que se digne compartir esto con nosotros es verdaderamente un misterio impresionante.

         Así, lo segundo que debe inspirar en nosotros esta fiesta es la acción de gracias. Al igual que en nuestra primera lectura cuando el sacerdote Melquisedec hizo una ofrenda de acción de gracias porque Dios había permitido que Abram venciera a todos sus enemigos, nosotros también venimos aquí para dar gracias porque Dios, a través del sacrificio de su Hijo, ha vencido a nuestro mayor enemigo: el pecado y la muerte. Sin embargo, vamos más allá y le damos gracias porque nos ha dejado el Cuerpo y la Sangre de su Hijo como memorial de este gran don de la victoria; un regalo que está siempre presente y disponible para nosotros para fortalecernos e inspirar nuestra vida diaria. Este es un verdadero regalo: uno por el cual todos los días debemos ser humillados. Y la respuesta más apropiada a este don es dar gracias, lo que hacemos de la manera más perfecta cuando celebramos la Sagrada Eucaristía.

         La acción de gracias verdadera y auténtica, sin embargo, siempre nos lleva a responder de la misma manera: es decir, a devolverla. Así como Abram respondió a la ofrenda de acción de gracias de Melquisedec ofreciendo el diez por ciento de todo lo que tenía, así también nosotros estamos llamados a responder haciendo una ofrenda generosa de nosotros mismos, derramando nuestra vida al servicio de Dios, nuestro Padre, que tanto generosamente nos llena con sus dones. Sin embargo, ¿con qué frecuencia fallamos, como lo hicieron los discípulos en el Evangelio, y nos convencemos de que nuestros escasos dones, nuestros talentos, no son suficientes para marcar la diferencia? ¿Con qué frecuencia decimos: “No soy muy bueno en cualquier cosa” o “No tengo mucho para dar, entonces, ¿por qué molestarme?” cuando lo que deberíamos estar diciendo es “Aquí, Señor, no es mucho, pero es lo que tengo”. Nos olvidamos, ¿verdad?, de dar lo poco que tenemos a Jesús. Pensamos que tenemos que demostrarle algo y por eso asumimos que nuestra pequeña porción no llegará demasiado lejos. Pero cuando se lo damos a Jesús, ¿qué sucede? ¡Lo multiplica, por supuesto! Tanto es así que se derrama para convertirse en más de lo que se necesita.

         Mis hermanos y hermanas, ¡no lamentemos nuestros pequeños dones, sino nuestra pequeña fe! Mejor aún, llevemos nuestra pequeña fe a Jesús, aunque tengamos dudas, y pongámosla en sus manos. Porque cuando lo hagamos, como lo hizo con los panes y los peces, Jesús lo bendecirá y lo multiplicará tanto que llena canastas con lo que sobra: incluso después de que muchos otros se hayan alimentado de él.

         Esta es, hermanos míos, nuestra invitación hoy en esta fiesta del Corpus Christi: una invitación a asombrarnos de que el Dios que creó el universo vendría a nosotros, sus criaturas, bajo la apariencia de pan y vino, dones que podemos consumir; una invitación a dar gracias por este regalo impresionante; y una invitación a responder, ofreciendo nuestros escasos dones a Jesús para que los multiplique por el bien de muchos. Es una invitación que, este año, se está extendiendo y profundizando al inaugurar un Avivamiento Eucarístico nacional aquí en los Estados Unidos. El propósito de este avivamiento es “renovar la Iglesia encendiendo una relación viva con el Señor Jesucristo en la Santa Eucaristía”. Durante los próximos dos años, trabajaremos para lograr esta meta tanto a nivel diocesano como parroquial, culminando con un Congreso Eucarístico nacional, en el cual celebraremos la renovación que hemos experimentado al dar gloria a Dios. Su participación es crucial, por lo que espero que cada uno de ustedes responda a las iniciativas que se ofrecerán, tanto para su bien como para el bien de la Iglesia.

         Hermanos, esta fiesta y el Avivamiento Eucarístico que hoy inauguramos son signos de que el Buen Dios no cesa de invitarnos a una relación más profunda con él. Respondamos, pues, con el mismo “sí” de la Virgencita, un “sí” lleno de asombro, para que, como ella, produzcamos una gran cosecha por la gracia de Dios obrando en nosotros, la gracia que recibimos cuando recibimos el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo de este altar.

Dado en la parroquia de San Pablo: Marion, IN – 18 de junio, 2022

Dado en la parroquia de Nuestra Señora de los Lagos: Monticello, IN

19 de junio, 2022

Monday, June 13, 2022

Vivir en la vida de la Santísima Trinidad


 Homilía: Solemnidad de la Santísima Trinidad – Ciclo C

          Hermanos, venimos aquí hoy para celebrar quién es Dios en sí mismo. Es apropiado que lo hagamos este Día del Señor, ya que acabamos de completar nuestra celebración anual de los misterios de nuestra salvación. Quizás muchos de ustedes no hayan pensado en nuestra celebración de los diferentes tiempos litúrgicos como una celebración unificada de los misterios de nuestra salvación, pero esto es exactamente lo que es. Sin embargo, si ese es el caso, déjame resumirlo para que puedas verlo como un todo.

          A medida que retrocedemos hasta el comienzo del Adviento, no solo marcamos el tiempo de preparación para la celebración de la Navidad, sino que también recordamos los largos años de espera que soportaron nuestros antepasados, aferrándose a la promesa de que Dios enviaría un salvador. Al hacerlo, reconocemos que el mundo está continuamente en necesidad de salvación y llamamos a Jesús para que venga de nuevo a manifestar la plenitud de su reino. Luego, en Navidad, celebramos el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador, y alabamos a Dios por cumplir su promesa y nos comprometimos a proclamar esta “noticia de gran alegría” a todos los que nos rodean.

          En la breve temporada del Tiempo Ordinario que siguió, comenzamos a meditar sobre la vida y la enseñanza de Jesús. En cierto modo, entramos en la vida de los primeros discípulos de Jesús, esforzándonos por aprender “el camino” que Jesús nos ha revelado, imitando a nuestro Maestro y siguiendo sus enseñanzas.

          Luego, cuando el Miércoles de Ceniza abrió para nosotros la temporada de Cuaresma, reconocimos nuestros fracasos en seguir a Jesús correctamente, buscamos su perdón y nos preparamos para celebrar la gran solemnidad de la Pascua. En nuestra reflexión durante este tiempo, reconocimos una vez más que somos incapaces de salvarnos a nosotros mismos y, por lo tanto, que estamos constantemente en necesidad de alguien que pueda redimir nuestros pecados. Luego, en los días del Triduo Santo, conmemoramos solemnemente la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús: el Digno Cordero que ha quitado los pecados del mundo y nos ha hecho posible entrar en la vida eterna.

          Durante cincuenta días celebramos este gran acontecimiento hasta que finalmente llegamos a la celebración del envío del Espíritu Santo en Pentecostés este pasado domingo. En esto, celebramos el misterio final de nuestra salvación: que, a través del Espíritu Santo que mora en nosotros, vivimos en la vida divina de la Santísima Trinidad incluso ahora que continuamos nuestra peregrinación en la tierra. Con esto, la salvación de la humanidad está completa: no hay nada más que añadir. Nuestro papel, como aquellos que han recibido esta salvación a través de la fe, es permanecer en esta salvación viviendo de acuerdo con los mandamientos de Dios y guiar a otros a esta salvación haciéndonos amigos de ellos, compartiendo con ellos las buenas nuevas de que la salvación es posible en Jesús, y llevándolos a Jesús para que puedan hacerse amigos de él y recibir la salvación que él ha ganado para ellos.

          Por tanto, como decía, es apropiada que, habiendo concluido nuestra conmemoración anual de los misterios de nuestra salvación, pasemos este día del Señor honrando a Dios por lo que es en sí mismo y por lo que ha hecho para que seamos salvos. Sin embargo, es bastante interesante que, por la voluntad de Dios, ya no podemos celebrar quién es él en sí mismo sin reconocer su maravilloso cuidado por nosotros. Esto se muestra en las Escrituras que leemos para la Misa de hoy.

          En la primera lectura, leemos del Libro de los Proverbios en el que se da voz a “la sabiduría de Dios” para hablar de cómo ella estuvo con Dios desde el principio y fue su “arquitecto” que modeló todo en la creación según la voluntad de Dios. Los eruditos siempre han atribuido esta personificación de la sabiduría del Antiguo Testamento a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Hijo de Dios, quien creemos que hizo todas las cosas creadas según la voluntad del Padre.

          Sería suficiente, entonces, que este pasaje describiera cómo la sabiduría ha estado eternamente con Dios y cómo ella creó el mundo material de la nada según el diseño de Dios. Sin embargo, va más allá al decir algo sorprendente. Al final de la lectura, dice la sabiduría, “y mis delicias eran estar con los hijos de los hombres”. ¡Esto es increíble! Dios no solo se nos revela a través de estas escrituras inspiradas, sino que también nos revela su corazón: que se deleita en nosotros, la raza humana, por encima del resto de su creación. Qué regalo saber que el Dios todopoderoso nos ha mirado a nosotros, su creación, con deleite y deseo de compartir con nosotros su vida divina. Nuestra respuesta es la del Salmo responsorial: “¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, ese pobre ser humano, para que de él te preocupes?” y por tanto, “¡Qué admirable, Señor, es tu poder!”

          En la segunda lectura, se nos recuerda lo que Jesús hizo en nuestra naturaleza humana aquí en la tierra. Nuevamente, al revelarnos quién es Dios en sí mismo, vemos que esto ya no puede ser separado de nosotros. Porque lo que Jesús hizo en nuestra naturaleza humana aquí en la tierra fue restaurarnos a la amistad con Dios. Así, San Pablo describe que “hemos sido justificados por la fe” en Jesucristo, por quien tenemos paz con el Padre y por quien se derrama sobre nosotros el amor de Dios, que es el Espíritu Santo. Así justificados, vivimos ahora en la vida interior de la Santísima Trinidad. Esto se repite en la lectura del Evangelio, en la que escuchamos una vez más la explicación de Jesús de que, al volver al Padre, nos enviará el Espíritu Santo, que será el poder permanente de la Vida Divina que mora en nosotros.

          Hermanos, esta revelación de quién es Dios en sí mismo y que la vida divina de Dios está ahora inseparablemente unida a nosotros, su creación en quien se deleita, ¡es la buena noticia por la que debemos regocijarnos! Por eso, celebramos esta Santa Misa para ofrecer a Dios nuestra gratitud de la mejor manera posible: ofreciendo el mismo sacrificio que hizo su Hijo Jesús para redimirnos y restaurar así nuestra paz con Dios. Que Dios se deleite en nosotros, tanto que nos ha hecho partícipes de su vida divina, es algo por lo que nunca debemos dejar de dar gracias.

          Sin embargo, en nuestra gratitud, no debemos olvidar que hay innumerables personas a nuestro alrededor (quizás incluso algunos de los que estamos aquí) que viven sin padre en este mundo, tanto literal como figurativamente, y que necesitan desesperadamente saber que son amados y que hay alguien que “se deleita” en ellos. Esta es la buena noticia que podemos traerles: que el Dios que creó a cada uno de ellos se deleita en ellos y los reconoce como dignos de amor. Permítanme decirlo nuevamente a todos ustedes que están aquí: el Dios que los creó se deleita en ustedes y los reconoce como dignos de amor. Como les he dicho esta buena noticia, así también ustedes deben ir y compartir esta buena noticia con quienes los rodean.

          Mis hermanos y hermanas, mientras celebramos hoy quién es Dios en sí mismo y cómo ahora estamos inseparablemente unidos a él en Jesús, demos gracias porque Dios se deleita en nosotros, sus criaturas. Volvamos a comprometernos a vivir con alegría en medio de los sufrimientos de este mundo, para evidenciar que “el sufrimiento engendra la paciencia, la paciencia engendra la virtud sólida, la virtud sólida engendra la esperanza”: la esperanza de que una vida sin sufrimiento aguarda a aquellos que aún ahora habitan en la Santísima Trinidad a través de la fe. Al hacerlo, glorificaremos a Dios y su reino seguirá creciendo entre nosotros. Que toda la gloria sea para el Padre, y para el Hijo, y para el Espíritu Santo, ahora y siempre. ¡Amén!

Dado en la parroquia de San Pablo: Marion, IN – 11 de junio, 2022

Dado en la parroquia de Nuestra Señora de lo Lagos: Monticello, IN y Nuestra Señora de Carmen: Carmel, IN – 12 de junio, 2022

Living in the life of the Holy Trinity


 Homily: Solemnity of the Most Holy Trinity – Cycle C

          Friends, we come here today to celebrate who God is in himself.  It’s fitting that we do so this Lord’s Day, since we have just completed our annual celebration of the mysteries of our salvation.  Perhaps many of you haven’t thought of our celebration of the different liturgical seasons as a unified celebration of the mysteries of our salvation, but this is exactly what it is.  If that is the case, however, let me summarize it so that you can see it as a whole.

          As we go all the way back to the beginning of Advent, we marked not just the time of preparation for the celebration of Christmas, but also remembered the long years of waiting that our ancestors endured, holding tight the promise that God would send a savior.  In doing so, we recognize that the world is continually in need of saving and we called for Jesus to come again to manifest the fullness of his kingdom.  Then, in Christmas, we celebrated the birth of Jesus, our Savior, and praised God for delivering on his promise and committed ourselves to proclaim this “news of great joy” to all those around us.

          In the brief season of Ordinary Time that followed, we began to meditate on the life and teaching of Jesus.  In a way, we entered into the life of the first disciples of Jesus, striving to learn “the way” that Jesus has revealed to us by imitating our Master and by following his teaching.

          Then, as Ash Wednesday opened for us the season of Lent, we acknowledged our failures to follow Jesus rightly, sought his forgiveness, and prepared to celebrate the great solemnity of Easter.  In our reflection during this time, we acknowledged once again that we are incapable of saving ourselves and, thus, that we are constantly in need of one who can redeem our sins.  Then, in the days of the Holy Triduum, we solemnly commemorated the Passion, Death, and Resurrection of Jesus: the Worthy Lamb who has taken away the sins of the world and has made it possible for us to enter into eternal life.

          For fifty days we celebrated this great event until finally we came to the celebration of the sending of the Holy Spirit on Pentecost this past Sunday.  In this, we celebrate the final mystery of our salvation: that, through the Holy Spirit dwelling in us, we live in the divine life of the Holy Trinity even now as we continue our pilgrimage on earth.  With this, humanity’s salvation is complete: there is nothing else to add to it.  Our role, as those who have received this salvation through faith, is to remain in this salvation by living according to God’s commandments and to lead others into this salvation by befriending them, sharing with them the good news that salvation is possible in Jesus, and by leading them to Jesus so that they might befriend him and receive the salvation that he has won for them.

          Therefore, as I said, it is fitting that, having completed our annual commemoration of the mysteries of our salvation, we spend this Lord’s Day honoring God for who he is in himself and for what he has done so that we might be saved.  Interestingly enough, however, is that, by God’s will, we can no longer celebrate who he is in himself without acknowledging his wonderful care for us.  This is shown by the scriptures that we read for Mass today.

          In the first reading, we read from the Book of Proverbs in which “the wisdom of God” is given voice to speak about how she was with God from the beginning and was his “craftsman” who fashioned everything in creation according to God’s will.  Scholars have always attributed this personification of wisdom from the Old Testament to the Second Person of the Holy Trinity, the Son of God, whom we believe made all created things according to the will of the Father.

          It would be enough, then, for this passage to describe how wisdom has been with God eternally and how she created the material world from nothing according to God’s design.  Yet, it goes further by saying something amazing.  At the end of the reading, wisdom says, “and I found delight in the human race”.  This is amazing!  Not only does God reveal himself to us by these inspired scriptures, but he also reveals his heart to us: that he delights in us, the human race, above the rest of his creation.  What a gift to know that the all-powerful God has looked upon us, his creation, with delight and a desire to share with us his divine life.  Our response is that of the responsorial Psalm: “What is man that you should be mindful of him, or the son of man that you should care for him?” and therefore, “O Lord, our God, how wonderful your name in all the earth!”

          In the second reading, we are reminded of what Jesus did in our human nature here on earth.  Again, in revealing to us who God is in himself, we see that this can no longer be separated from us.  For what Jesus did in our human nature here on earth was to restore us to friendship with God.  Thus, Saint Paul describes that we “we have been justified by faith” in Jesus Christ, through whom we have peace with the Father and through whom the love of God, who is the Holy Spirit, is poured out to us.  Thus justified, we now live in the inner life of the Holy Trinity.  This is echoed in the Gospel reading, in which we hear once again Jesus’ explanation that, in returning to the Father, he will send us the Holy Spirit who will be the ongoing power of the Divine Life dwelling within us.

          Friends, this revelation of who God is in himself and that God’s divine life is now inseparably linked to us, his creation in whom he delights, is the good news for which we must rejoice!  Thus, we celebrate this Holy Mass to offer God our gratitude in the best way possible: by offering the same sacrifice that his Son Jesus made to redeem us and so to restore our peace with God.  That God delights in us, so much so that he has given us a share in his divine life, is something for which we should never cease giving thanks.

          In our gratitude, however, we should not forget that there are countless people around us (perhaps even some of us who are here) who live fatherless in this world, both literally and figuratively, and who desperately need to know that they are loved and that there is someone who “delights” in them.  This is the good news that we can bring to them: that the God who created each of them delights in them and acknowledges them as worthy of love.  Let me say that again to all of you who are here: the God who created you delights in you and acknowledges you as worthy of love.  As I have told you this good news, so you too should go and share this good news with those around you.

          My brothers and sisters, as we celebrate today who God is in himself and how we are now inseparably linked to him in Jesus, let us give thanks that God delights in us, his creatures.  Let us recommit ourselves to living with joy in the midst of the sufferings of this world, so as to give evidence that “affliction produces endurance, and endurance, proven character, and proven character, hope”: the hope that a life without suffering awaits those who dwell even now in the Holy Trinity through faith.  In doing so, we will glorify God and his kingdom will continue to grow among us.  May all glory be to the Father, and to the Son, and to the Holy Spirit, now and forever.  Amen!

Given in Spanish at St. Paul Parish: Marion, IN – June 11th, 2022

Given in Spanish at Our Lady of Mt. Carmel Parish: Carmel, IN – June 12th, 2022

 

Monday, June 6, 2022

Pentecost and the New Evagelzation

 

Homily: Pentecost – Cycle C

A couple of years ago, at our biennial priest convocation, our speaker was Dr. Ralph Martin, an author and professor of theology at Sacred Heart Seminary in Detroit.  I remember that Dr. Martin’s presentations were quite refreshing.  He shared with us his story of how he became an author and seminary professor and I was edified that his path began in relatively normal circumstances.  For example, the Holy Spirit first touched his heart when he participated in a Cursillo weekend.  All of you who are Cursillistas, or who have been through Christ Renews His Parish or even an Antioch retreat, have had very similar experiences to the one that opened Dr. Martin’s heart to the grace of a spiritual awakening.  He spoke very plainly and humbly, and he was a great witness to us.  And, after sharing his witness, he spoke to us about the New Evangelization.

The “New Evangelization”, if you’ve never heard of it before (or, if you have, but don’t understand what it is), is something for which our Popes have been calling for the last 40 years or so.  If you think that it has something to do with going out and finding people who have never heard of Jesus to tell them about Jesus and the saving news of the Gospel, then you will have thought well, but you will have thought wrong.  The New Evangelization is not about evangelizing those who have never heard of Jesus Christ (though that work is still necessary), but rather about evangelizing those who are already in the Church.  Perhaps this sounds strange, but here’s what it means:

Since the Second Vatican Council, it seems, there has been a disconnect between the initiation of men and women to the faith and their evangelization.  In other words, we’ve sacramentalized millions of people (meaning, we’ve given them the sacraments), but we’ve done a poor job of introducing them to the person of Jesus (that is, the person for whom and through whom they have been sacramentalized).  In the past, this didn’t seem to be so big of a problem, since the surrounding culture supported and encouraged men and women to continue the practice of the faith, even if they didn’t always have an understanding of the relationship with God that their practice maintained.  Today, the cultural support for religious practice has disappeared (in fact, it has become hostile to it); and so, those who have been sacramentalized but not evangelized fall away from the faith since they see no underlying reasons to continue to practice it.  The New Evangelization calls us to take up the task of evangelizing the baptized so that the sacramental grace that they have received may become active in their lives and draw them back into the practice of the faith.

Perhaps some of you are thinking to yourselves, “surely it is not I, Father, who hasn’t been evangelized?”  Well, chances are that a number of you sitting here this morning do fall into this category.  If so, don’t worry.  It is not a sin to be sacramentalized and not evangelized, if it happened due to no fault of your own.  And most of the people who fall into this category have already left the practice of the faith, anyway, so they wouldn’t be here.  Regardless of whether you’d count yourselves among the evangelized or the merely sacramentalized, there is a message for us here today.  That message is the connection between Pentecost and the New Evangelization. ///

Dr. Martin, echoing the Popes since Pope John XXIII, said that the New Evangelization demands a new Pentecost.  Just as the first evangelization began when the Holy Spirit descended on the disciples in the Upper Room, so too will the New Evangelization take flight when the Church, on a large scale, calls for the Holy Spirit to descend upon her again.  This has already begun in a smaller scale as Ecclesial Movements like the Catholic Charismatic Renewal, Cursillo (and all its permutations), and the Neo-Catechumenal Way have found a footing in the Church and are evangelizing the baptized: that is, helping men and women—long since baptized—to find and establish a personal relationship with Jesus Christ.  We have these movements here in the Midwest—some right here in Carmel—and so if something is stirring in you right now as you hear about these evangelizing groups, let us know and we’ll be more than happy to connect you to them.  All of these groups rely heavily on calling on the Holy Spirit to enlighten them, to guide them, and to strengthen them in their efforts to evangelize.

Nonetheless, you do not have to be a part of an ecclesial movement to participate in the New Evangelization; our scriptures show us that.  In his First Letter to the Corinthians, Saint Paul says, “to each individual the manifestation of the Spirit is given for some benefit”.  Did you hear that?  He said, “to each individual...”  That means that each and every one of you here—if you have been baptized—has been given a manifestation of the Holy Spirit.  And so, there’s no one here (again, if you’ve been baptized) who can say, “Oh, that Holy Spirit stuff is for other folks, not me.”  Each of us has been given a manifestation of the Spirit, “for some benefit”.  If we don’t know what those spiritual gift or gifts might be, then our task is to call on the Holy Spirit to enlighten us to those gifts so that we can begin to manifest them for the benefit of the kingdom of God, which has, at its root, the evangelization of peoples.  If we remember the Gospel parable of the talents, we remember that the master did not look kindly on the one who hid his talent instead of trading with it so as to multiply it.  So, too, it will be with us who have been given a manifestation of the Spirit for some benefit, but then failed to discern that gift and to apply it for the building of the kingdom.

And so, how do we come to know those spiritual gifts?  Well, the simple way is to call on the Holy Spirit regularly!  “Come, Holy Spirit” is a great prayer to the Holy Spirit that anyone can pray.  In our Gospel, today, however, Jesus shows us another way to open ourselves to the outpouring of the Holy Spirit.  He says: If you love me, you will keep my commandments.  And I will ask the Father, and he will give you another Advocate to be with you always...  The Advocate, the Holy Spirit whom the Father will send in my name, will teach you everything and remind you of all that I told you.”  In other words, if we love Jesus and keep his commandments, then Jesus himself will take care of sending the Spirit to us.  I like this method, because it keeps us focused on fostering our own relationship with Jesus, which will be essential in any evangelizing work that we are given.  It also reminds us, however, that we cannot expect to receive the gift of the Holy Spirit if we refuse to turn away from our sins: that is, if we fail to keep the commandments of the Lord.  Thus, it is a constant urging to turn away from sin and be cleansed of it (especially in Confession) so as to remove all barriers to the Spirit’s manifestation in us.  Thus prayer, in which we communicate with Jesus daily, and frequent reception of the sacraments, are keys to unlocking the outpouring of the Spirit in us.

Friends, on this holy day—and at the end of this holy season—let us be bold in asking for a New Pentecost so that the work of the New Evangelization might be accomplished through us: the work of bringing our brothers and sisters to (or back to) the practice of the faith through a personal relationship with Jesus.  For it is this work that will make us saints; and it is this work that will usher in the day when Christ will return, in all his glory, to take us home to himself.  Come, Holy Spirit, Come!

Given in Spanish at Our Lady of Mt. Carmel Parish: Carmel, IN – June 5th, 2022

Pentecostes y la Nueva Evangelizacion


 
Homilía: Pentecostés – Ciclo C

          Hace un par de años, en nuestra convocatoria bienal de sacerdotes, nuestro orador fue el Dr. Ralph Martin, autor y profesor de teología en el Seminario del Sagrado Corazón en Detroit. Recuerdo que las presentaciones del Dr. Martin fueron bastante refrescantes. Compartió con nosotros su historia de cómo se convirtió en autor y profesor de seminario y me edificó que su camino comenzó en circunstancias relativamente normales. Por ejemplo, el Espíritu Santo tocó su corazón por primera vez cuando participó en un retiro de Cursillo. Todos ustedes que son Cursillistas, o que han pasado por Cristo Renueva Su Parroquia o incluso un retiro de Antioquía, han tenido experiencias muy similares a la que abrió el corazón del Dr. Martin a la gracia de un despertar espiritual. Habló con mucha sencillez y humildad, y fue un gran testigo para nosotros. Y, después de compartir su testimonio, nos habló de la Nueva Evangelización.

          La “Nueva Evangelización”, si nunca ha oído hablar de ella antes (o, si lo ha hecho, pero no entiende lo que es), es algo por lo que nuestros Papas han estado llamando durante los últimos 40 años más o menos. Si cree que tiene algo que ver con salir y encontrar personas que nunca han oído hablar de Jesús para hablarles de Jesús y de la noticia salvadora del Evangelio, entonces habrá pensado bien, pero habrá pensado mal. La Nueva Evangelización no se trata de evangelizar a los que nunca han oído hablar de Jesucristo (aunque ese trabajo sigue siendo necesario), sino de evangelizar a los que ya están en la Iglesia. Quizás esto suene extraño, pero esto es lo que significa:

          Desde el Concilio Vaticano II, al parecer, ha habido una desconexión entre la iniciación de hombres y mujeres a la fe y su evangelización. En otras palabras, hemos sacramentalizado a millones de personas (es decir, les hemos dado los sacramentos), pero hemos hecho un mal trabajo al presentarles la persona de Jesús (es decir, la persona para quien y a través de quien han sido sacramentalizados). En el pasado, esto no parecía ser un problema tan grande, ya que la cultura circundante apoyaba y animaba a hombres y mujeres a continuar la práctica de la fe, aunque no siempre tuvieran una comprensión de la relación con Dios que su práctica mantuvo. Hoy, el apoyo cultural a la práctica religiosa ha desaparecido (de hecho, se ha vuelto hostil a ella); y así, los que han sido sacramentalizados, pero no evangelizados se apartan de la fe porque no ven razones de fondo para seguir practicándola. La nueva evangelización nos llama a asumir la tarea de evangelizar a los bautizados para que la gracia sacramental que han recibido actúe en sus vidas y los atraiga a la práctica de la fe.

          Tal vez algunos de ustedes estén pensando, “¿Seguramente no soy yo, Padre, quien no ha sido evangelizado?” Bueno, lo más probable es que algunos de los que están aquí hoy entren en esta categoría. Si es así, no le preocupe. No es pecado ser sacramentalizado y no evangelizado, si fue por causas ajenas a sí. Y la mayoría de las personas que entran en esta categoría ya han dejado la práctica de la fe, de todos modos, por lo que no estarían aquí. Independientemente de si se cuentan entre los evangelizados o los meramente sacramentalizados, hay un mensaje para nosotros aquí hoy. Ese mensaje es la conexión entre Pentecostés y la Nueva Evangelización. ///

          El Dr. Martin, haciéndose eco de los Papas desde el Papa Juan XXIII, dijo que la Nueva Evangelización exige un nuevo Pentecostés. Así como la primera evangelización comenzó cuando el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos en el Cenáculo, así también la Nueva Evangelización tomará vuelo cuando la Iglesia, en gran escala, pida que el Espíritu Santo descienda nuevamente sobre ella. Esto ya ha comenzado en menor escala a medida que Movimientos Eclesiales como la Renovación Carismática Católica, Cursillo (y todas sus permutaciones), y el Camino Neocatecumenal han encontrado un lugar en la Iglesia y están evangelizando a los bautizados: es decir, ayudando a hombres y mujeres, bautizadas hace mucho tiempo, para encontrar y establecer una relación personal con Jesucristo. Tenemos estos movimientos aquí en Indiana, algunos aquí mismo en Carmel, así que, si algo le está moviendo en este momento al escuchar acerca de estos grupos de evangelización, háznoslo saber y estaremos más que felices de conectarle con ellos. Todos estos grupos dependen en gran medida de invocar al Espíritu Santo para que los ilumine, los guíe y los fortalezca en sus esfuerzos por evangelizar.

          Sin embargo, no es necesario ser parte de un movimiento eclesial para participar en la Nueva Evangelización; nuestras escrituras nos muestran eso. En su Primera Carta a los Corintios, San Pablo dice: “En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común”. ¿Se enteró que? Él dijo: “en cada uno...” Eso significa que a todos y cada uno de ustedes aquí, si han sido bautizados, se les ha dado una manifestación del Espíritu Santo. Y entonces, no hay nadie aquí (nuevamente, si ha sido bautizado) que pueda decir: "Oh, eso del Espíritu Santo es para otras personas, no para mí". A cada uno de nosotros se nos ha dado una manifestación del Espíritu, “para el bien común”.

          Si no sabemos cuáles pueden ser esos dones espirituales, entonces nuestra tarea es invocar al Espíritu Santo para que nos ilumine sobre esos dones para que podamos comenzar a manifestarlos para el beneficio del reino de Dios, que tiene, en su raíz, la evangelización de los pueblos. Si recordamos la parábola evangélica de los talentos, recordamos que el maestro no miraba con buenos ojos al que escondía su talento en lugar de comerciar con él para multiplicarlo. Así también será con nosotros a quienes se nos ha dado una manifestación del Espíritu para algún beneficio, pero luego fallamos en discernir ese don y aplicarlo para la edificación del reino.

          Entonces, ¿cómo llegamos a conocer esos dones espirituales? Bueno, ¡la manera simple es invocar al Espíritu Santo regularmente! “Ven, Espíritu Santo” es una gran oración al Espíritu Santo que cualquiera puede rezar. En nuestro Evangelio de hoy, sin embargo, Jesús nos muestra otra manera de abrirnos a la efusión del Espíritu Santo. Él dice: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos; yo le rogaré al Padre y él les dará otro Consolador para que esté siempre con ustedes... el Consolador, el Espíritu Santo que mi Padre les enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho.” En otras palabras, si amamos a Jesús y guardamos sus mandamientos, entonces Jesús mismo se encargará de enviarnos el Espíritu.

          Me gusta este método, porque nos mantiene enfocados en fomentar nuestra propia relación con Jesús, que será fundamental en cualquier labor evangelizadora que se nos encomiende. Sin embargo, también nos recuerda que no podemos esperar recibir el don del Espíritu Santo si nos negamos a apartarnos de nuestros pecados: es decir, si no guardamos los mandamientos del Señor. Por lo tanto, es un llamado constante a alejarse del pecado y limpiarse de él (especialmente en la Confesión) para eliminar todas las barreras a la manifestación del Espíritu en nosotros. Por lo tanto, la oración, en la que nos comunicamos con Jesús diariamente, y la recepción frecuente de los sacramentos, son claves para desbloquear la efusión del Espíritu en nosotros.

          Hermanos, en este día santo, y al final de esta temporada santa, seamos valientes al pedir un Nuevo Pentecostés para que la obra de la Nueva Evangelización se realice a través de nosotros: la obra de llevar a nuestros hermanos y hermanas hacia (o vuelva) a la práctica de la fe a través de una relación personal con Jesús. Porque es esta obra la que nos hará santos; y es esta obra la que marcará el comienzo del día en que Cristo regresará, en toda su gloria, para llevarnos a casa consigo mismo. ¡Ven, Espíritu Santo, ven!

Dado en la parroquia de Nuestra Senora del Carmen: Carmel, IN

5 de junio, 2022

Sunday, May 29, 2022

Construyendo comunidades de bien con el poder del Espíritu

 Homilía: La Fiesta de la Ascensión del Señor – Ciclo C

         Hermanos, cuando venimos a celebrar la Misa, lo hacemos por muchas razones. La razón principal es adorar a Dios juntos: uniendo nuestras voces en alabanza a Dios. También venimos a traerle nuestras necesidades y preocupaciones, es decir, nuestras oraciones y peticiones, y a ponerlas en su altar para implorar su intervención. Esto también lo hacemos juntos porque sabemos que las oraciones individuales de cada persona son, en cierto sentido, una preocupación para todos, así como el hecho de que, en comunidad, a menudo tenemos necesidades y preocupaciones compartidas. Hoy, por ejemplo, junto con nuestras propias necesidades y preocupaciones personales, venimos aquí con la preocupación compartida por las víctimas del tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas. Lamentablemente, si eres como yo, ha sido demasiado fácil imaginar que esto podría haber sucedido en cualquiera de nuestras escuelas. Por lo tanto, nuestro dolor por las víctimas en Texas se ve agravado por nuestro propio sentido elevado de vulnerabilidad.

         Es correcto que traigamos estas preocupaciones aquí, ante Dios. En primer lugar, porque sólo él tiene el poder de hacer esto correcto y de hacer justicia a las víctimas: porque no hay justicia mundana que pueda restaurar lo perdido. En segundo lugar, porque Dios es la Verdad, y lo que necesitamos ahora es la seguridad de la verdad de que la bondad es real y que la bondad todavía tiene el poder de vencer al mal. Para ello, no hay mejor lugar en el que podamos estar que aquí en esta iglesia para celebrar la Misa. Aquí recordamos cómo Dios el Padre envió a su Hijo Jesús a tomar nuestra naturaleza humana para redimirnos, y cómo sufrió toda la fuerza del mal en el mundo y, sin embargo, lo venció cuando resucito de entre los muertos. Al resucitar a sí mismo de entre los muertos, Jesús hizo posible que toda la humanidad resucitara de entre los muertos. Así, nos dio la esperanza de que la muerte, incluso la muerte más trágica y sin sentido, no es un final ineludible, sino un paso hacia una vida libre de mal que nos espera.

         Sí, la resurrección corporal de Jesús, que hemos estado celebrando durante los últimos 40 días, nos da la esperanza de que nuestra separación unos de otros al final de esta vida no es el final de nuestra conexión con los demás, sino que aquellos que creen en Jesús resucitarán a una vida nueva y se reunirán unos con otros. La ascensión de Jesús al cielo en su cuerpo humano glorificado aumenta esa esperanza al mostrarnos que el mundo material en el que vivimos es bueno y, cuando es redimido y glorificado por Jesús, es digno de entrar en la gloria del cielo. Por lo tanto, podemos seguir creyendo razonablemente que este mundo creado es bueno, y que la bondad está en él, y que la bondad tiene el poder de vencer el mal. Espero que cada uno de nosotros aquí, que hemos venido con el peso de este asesinato sin sentido de personas inocentes, así como con nuestras propias preocupaciones personales, podamos sentir el poder de esta verdad que venimos aquí a celebrar. ///

         “Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono…” Hermanos, hoy celebramos el acto culminante de nuestra redención: que, a través de Jesús, nuestra naturaleza humana ha sido completamente restaurada a la comunión con Dios en la morada eterna de la Santísima Trinidad. Por eso, ahora nos es posible, en la plenitud de nuestra humanidad, morar eternamente con Dios en el cielo. Que Jesús “asciende a su trono entre voces de júbilo” indica que esto no es una mera concesión de Dios. En otras palabras, la restauración de nuestra humanidad a la comunión con Dios no es algo que Él simplemente permitió porque sintió lástima por nosotros. ¡No! Más bien, esta restauración es la culminación de su gran plan de rescate para nosotros. Por eso, cuando Jesús asciende al cielo en su humanidad glorificada, hay gritos de alegría porque este plan para nuestro rescate finalmente se ha llevado a cabo.

         Es por eso, en la lectura del Evangelio, escuchamos que los discípulos “regresaron a Jerusalén, llenos de gozo…” después de ver a Jesús ascender al cielo. Si Jesús estuviera aquí solo para ayudarnos a superar nuestras vidas en la tierra, entonces uno pensaría que los discípulos estarían tristes porque Jesús los dejó para regresar al Padre. Sin embargo, porque Jesús asumió nuestra naturaleza humana para traer la completa restauración de nuestra comunión con Dios, los discípulos se regocijaron al verlo ascender, sabiendo que, al verlo ascender, habían visto cumplida la promesa de Dios.

         Quizás, en momentos como estos, cuando vemos que el mal opera tan claramente entre nosotros, estamos tentados a pensar como lo hicieron los Apóstoles después de la resurrección de Jesús: que ahora restauraría el reino y reinaría como rey aquí en la tierra. La tentación para nosotros es pensar que, si Jesús todavía estuviera aquí, podría ser un gran líder que nos uniría a todos al bien para que este tipo de mal no volviera a ocurrir. Estos son pensamientos piadosos y dignos. El misterio que Jesús nos revela es que no es su permanencia con nosotros en forma corporal lo que producirá esta transformación, sino el envío del Espíritu Santo para morar y obrar a través de sus discípulos. En lugar de un hombre, en un lugar, tratando de unir a las personas en todo el mundo, ahora hay miles de millones de personas, como nosotros, infundidas con el poder del Espíritu Santo, que pueden construir estas comunidades de bien aquí y en todo el mundo. ///

         De la lectura de varios artículos periodísticos, parece ser que Salvador Ramos, el hombre que cometió este mal hecho en Uvalde, provenía de una familia muy desestructurada y muy aislada. Parece que, después de que comenzó a sentirse aislado, se comportó de una manera que solo aumentó su aislamiento. La triste verdad es que Satanás busca a los que están aislados y los ataca, porque sabe que somos mucho más fáciles de manipular para hacer sus malas obras cuando estamos aislados de los demás. Yo creo que esto es lo que le pasó a Salvador Ramos.

         Aislado de los demás por su quebrantamiento emocional, comenzó a despreciar su propia vida, tanto que entregó su voluntad a la tentación de Satanás de despreciar la vida misma, llevándolo a tramar y cometer este ataque. La única forma de interpretar este acto, me parece, es como un acto de venganza contra la vida misma, que cometió porque creía que la vida, al menos en la forma en que la experimentó, no debería permitirse continuar. Es aterrador pensar en cuán oscuros pueden volverse la mente y el corazón de uno cuando se entrega a las tentaciones de Satanás y cuán lejos en el mal nos puede llevar. Sin embargo, aterrador como es, no elimina nuestra esperanza. ///

         Como ya he dicho, lo que celebramos cuando venimos aquí a celebrar la Eucaristía es la verdad de que el bien tiene poder para vencer el mal. Específicamente hoy, celebramos y nos regocijamos de que Jesús haya ascendido al cielo en nuestro cuerpo humano glorificado, preparándonos un lugar en el cielo. Nos regocijamos también de que, por su ascensión, haya hecho posible enviar el Espíritu Santo a nosotros, otorgándonos el poder de construir comunidades de bien a nuestro alrededor. Este poder debemos usarlo para buscar a las “ovejas perdidas”: aquellos que nos rodean, especialmente los jóvenes, que están quebrantados y aislados y en peligro de convertirse en instrumentos de la ira de Satanás contra nosotros. Cuando los encontremos, debemos mostrarles el amor de Jesús, esforzándonos por estar cerca de ellos, incluso cuando se esfuerzan por permanecer aislados. Al hacerlo, es posible que no podamos salvar a todos, pero si salvamos aunque sea a uno, habremos producido un gran bien.

         Ahora que nos dirigimos a Dios en súplica por las víctimas de esta y otras tragedias similares, oremos también por el valor de buscar entre nosotros a las ovejas perdidas y así construir una mayor comunidad de bien. Y demos gracias por el poder del Espíritu Santo que hace posible esta obra mientras nos preparamos para la renovación de este don la próxima semana en Pentecostés. Finalmente, alabemos a Dios, el todopoderoso, cuya justicia restaurará todo lo que se ha perdido cuando él regrese en su gloria.

Dado en la parroquia de San Pablo: Marion, IN – 28 de mayo, 2022

Dado en la parroquia de San Jose: Delphi, IN – 29 de mayo, 2022