Monday, February 26, 2024

Hold nothing back from God

 Homily: 2nd Sunday in Lent – Cycle B

         Every priest at one time had to confront the idea that, due to the discipline of celibacy, he would have to sacrifice the idea of ever having a son or daughter of his own.  The natural drive to start a family is a powerful one: having a child is one of the most fundamentally generative acts of which one is capable.  Thus, to forego having children when you are capable of doing so, is a profound act of self-sacrifice.  Men who are called to the priesthood understand this and spend much time in their years of formation preparing to make this sacrifice for the sake of God’s kingdom.

         Those of you who are parents here certainly know that having children is full of sacrifices, too.  One thing that I am often keen to remind parents is that having children is a covenant: a sacred agreement between God and them to bring forth a child into the world, to raise the child to know God and to follow his commandments, and then to hand that child back over to God to guide according to his will for the good of his kingdom.  Too often, I think, parents forget that last part: that, in many ways, they are called to be stewards of their children, not their owners.  Children are a gift from God, meant to be cared for and nurtured, and then turned back over to God when he calls them for his good purpose (including calling them home to himself).  Parents are often resistant on this last point, and rightfully so.  You all love your children and desire to keep them close to you, even when they are grown.

         Nonetheless, this is the exact situation that Abraham had to face in the account from the book of Genesis that we heard in the first reading.  Abraham and Sarah had waited many, many years before God blessed them with a son, Isaac.  Then, before Abraham could even begin to count any grandchildren, God calls him to make a sacrifice of Isaac (a “holocaust” sacrifice, to boot: a sacrifice in which the victim is wholly burned in the offering, leaving nothing behind).  Abraham knew that this was part of the covenant of having a child and so followed the Lord’s instruction to make a sacrifice of his only son, Isaac.  Although the method seems abhorrent to our sensibilities, God’s request of Abraham is not wholly different from a parent’s call to allow their son to pursue the priesthood or their son or daughter to pursue the religious life.  In both, they are being asked to give their son or daughter fully to God, holding nothing back.  This is part of the inherent covenant with God that parents enter into when they conceive a child.

         So that we don’t think God to be selfish or uncaring, we are given the account of the Transfiguration from Mark’s Gospel.  In itself, the event is a theophany, that is, a manifestation of God’s divinity.  In the context of today’s readings and in the context of this season of Lent, it reveals God’s own sacrifice to us.  In the Transfiguration, Jesus is fully revealed as being divine in nature.  The voice of the Father coming from the cloud reveals that Jesus is also a son, the divine Son of God the Father.  Because this is the season of Lent, however, we know that Jesus is destined to make of himself a sacrifice on the cross to expiate our sins.  Therefore, we see that God has not asked of us anything that he was not willing to do himself.

         God asked Abraham to sacrifice his son, yet stayed his hand before the sacrifice was completed.  Abraham showed his devoted willingness and God gave his son back to him.  In turn, God sent his Son into the world to manifest his love for us and to show us the way to the kingdom of heaven.  Then, the Father did not hold back the hand of the executioners, even though his Son begged him to do so!  Rather, the Father watched as the Son suffered willingly.  And when he died, I’m sure that the Father sighed a sigh of relief that it was over, knowing that, on the third day after his death, he would rise again, completing the victory over sin and death that he was sent to accomplish.

         So, what is the point for today?  The point is to recognize that the call of this season of Lent is more than a call to punish ourselves for our sins.  Rather, it is a call to renew our devotedness to God in loving response to his devotedness to us.  We do this by turning away from our sins and making sacrifices of penance in order to purify ourselves for the coming celebration of the great Paschal Mystery of Jesus, but this is not an end in itself.  Rather, it is a means for us to renew our devotedness to God, and so to be ready to make a sacrifice of ourselves (or our sons and daughters) for the sake of God’s kingdom, which is the salvation of souls. 

         Without the sacrifice of Jesus, God’s own Son, our sacrifices wouldn’t amount to much.  United to the sacrifice of Jesus, however, which we do here in the Mass, our sacrifices take on the power of his sacrifice and become effective for the building of God’s kingdom.

         My brothers and sisters, God loves each and every one of us and he desires to be in a loving relationship with us.  He has called us, as his sons and daughters, to be coworkers in his kingdom to help bring more and more of our brothers and sisters into his loving arms.  Already, he has sacrificed what is most important to him, his beloved Son, in order to save us from separation from him, and he calls us to show our loving devotion to him by offering to him what is most important to us.  This time of Lent is a time to examine our willingness to make this offering and to be purified of any sinful desires that incline us to hold back our offerings.  Thus purified, we’ll be able to unite our offerings to the offering of Jesus on the cross, making our sacrifices an outpouring of love that can bring new life into this fallen world.

         As we offer our thanksgiving to God in this Mass today, let us ask for the grace to hold nothing back from God, imitating Mary in her “yes” to all God that asked of her, including witnessing her Son suffer on the cross: knowing that, with her, we too will enjoy the joy of witnessing his resurrection and of living in eternal joy with him in heaven.

Given in Spanish at St. Joseph Parish: Rochester, IN – February 25, 2024

No ocultes nada a Dios

 Homilía: 2º Domingo en la Cuaresma – Ciclo B

         Cada sacerdote en algún momento tuvo que enfrentarse a la idea de que, debido a la disciplina del celibato, tendría que sacrificar la idea de tener algún día un hijo o una hija propia. El impulso natural de formar una familia es poderoso: tener un hijo es uno de los actos más fundamentalmente generativos de los que uno es capaz. Por lo tanto, renunciar a tener hijos cuando se es capaz de hacerlo es un profundo acto de auto-sacrificio. Los hombres que son llamados al sacerdocio comprenden esto y dedican mucho tiempo en sus años de formación a prepararse para hacer este sacrificio por el reino de Dios.

         Los que son padres aquí seguramente saben que tener hijos también está lleno de sacrificios. Una cosa que a menudo quiero recordar a los padres es que tener hijos es una alianza: un acuerdo sagrado entre Dios y ellos para traer un niño al mundo, criarlo para que conozca a Dios y siga sus mandamientos, y luego para entregar ese niño nuevamente a Dios para que lo guíe según su voluntad para el bien de su reino. Creo que con demasiada frecuencia los padres olvidan esa última parte: que, en muchos sentidos, están llamados a ser cuidadores de sus hijos, no sus dueños. Los niños son un regalo de Dios, destinados a ser cuidados y nutridos, y luego devueltos a Dios cuando Él los llama para su buen propósito (incluido llamarlos a casa con él). Los padres suelen resistirse a este último punto, y con razón. Todos aman a sus hijos y desean tenerlos cerca de ustedes, incluso cuando sean mayores.

         Sin embargo, esta es exactamente la situación que tuvo que enfrentar Abraham en el relato del libro del Génesis que escuchamos en la primera lectura. Abraham y Sara habían esperado muchos, muchos años antes de que Dios los bendijera con un hijo, Isaac. Luego, antes de que Abraham pudiera siquiera comenzar a contar sus nietos, Dios lo llama a hacer un sacrificio de Isaac (un sacrificio de “holocausto”, para empezar: un sacrificio en el que la víctima es completamente quemada en la ofrenda, sin dejar nada detrás). Abraham sabía que esto era parte de la alianza de tener un hijo y por eso siguió las instrucciones del Señor de hacer un sacrificio de su único hijo, Isaac. Aunque el método parece aborrecible para nuestra sensibilidad, la petición de Dios a Abraham no es del todo diferente del llamado de un padre a permitir que su hijo siga el sacerdocio o que su hijo o hija siga la vida religiosa. En ambos, se les pide que entreguen a su hijo o hija plenamente a Dios, sin reservar nada. Esto es parte de la alianza inherente con Dios que los padres involucrarse en cuando conciben un hijo.

         Para que no pensemos que Dios es egoísta o indiferente, se nos da el relato de la Transfiguración en el Evangelio de Marcos. En sí mismo, el acontecimiento es una teofanía, es decir, una manifestación de la divinidad de Dios. En el contexto de las lecturas de hoy y en el contexto de este tiempo de Cuaresma, nos revela el propio sacrificio de Dios. En la Transfiguración, Jesús se revela plenamente como de naturaleza divina. La voz del Padre que viene de la nube revela que Jesús es también un hijo, el divino Hijo de Dios Padre. Sin embargo, debido a que esta es la temporada de Cuaresma, sabemos que Jesús está destinado a hacer de sí mismo un sacrificio en la cruz para expiar nuestros pecados. Por lo tanto, vemos que Dios no nos ha pedido nada que él mismo no estuviera dispuesto a hacer.

         Dios le pidió a Abraham que sacrificara a su hijo, pero detuvo su mano antes de que se completara el sacrificio. Abraham mostró su devota disposición y Dios le devolvió a su hijo. A su vez, Dios envió a su Hijo al mundo para manifestar su amor por nosotros y mostrarnos el camino al reino de los cielos. Entonces, el Padre no detuvo la mano de los verdugos, ¡aunque su Hijo se lo rogaba! Más bien, el Padre observó cómo el Hijo sufría voluntariamente. Y cuando murió, estoy seguro que el Padre dio un suspiro de alivio porque todo había terminado, sabiendo que, al tercer día después de su muerte, resucitaría, completando la victoria sobre el pecado y la muerte a la que fue enviado a lograr.

         Entonces, ¿cuál es el punto para hoy? El punto es reconocer que el llamado de este tiempo de Cuaresma es más que un llamado a castigarnos por nuestros pecados. Más bien, es un llamado a renovar nuestra devoción a Dios en respuesta amorosa a su devoción hacia nosotros. Hacemos esto alejándonos de nuestros pecados y haciendo sacrificios de penitencia para purificarnos para la próxima celebración del gran Misterio Pascual de Jesús, pero esto no es un fin en sí mismo. Más bien, es un medio para que renovemos nuestra devoción a Dios y así estemos dispuestos a hacer un sacrificio de nosotros mismos (o de nuestros hijos e hijas) por el reino de Dios, que es la salvación de las almas.

         Sin el sacrificio de Jesús, el propio Hijo de Dios, nuestros sacrificios no serían mucho. Sin embargo, unidos al sacrificio de Jesús, que hacemos aquí en la Misa, nuestros sacrificios adquieren el poder de su sacrificio y se vuelven eficaces para la edificación del reino de Dios.

         Mis hermanos y hermanas, Dios nos ama a todos y cada uno de nosotros y desea tener una relación amorosa con nosotros. Él nos ha llamado, como hijos e hijas suyos, a ser colaboradores en su reino para ayudar a traer cada vez más hermanos y hermanas nuestros a sus amorosos brazos. Él ya ha sacrificado lo que es más importante para él, su amado Hijo, para salvarnos de la separación de él, y nos llama a mostrarle nuestra devoción amorosa ofreciéndole lo que es más importante para nosotros. Este tiempo de Cuaresma es un tiempo para examinar nuestra disposición a hacer esta ofrenda y ser purificados de cualquier deseo pecaminoso que nos incline a retener nuestras ofrendas. Así purificados, podremos unir nuestras ofrendas a la ofrenda de Jesús en la cruz, haciendo de nuestros sacrificios una efusión de amor que puede traer nueva vida a este mundo caído.

         Por lo tanto, mientras ofrecemos nuestra acción de gracias a Dios en esta Misa de hoy, pidamos la gracia de no ocultar nada a Dios, imitando a María en su “sí” a todo lo que Dios le pedía, incluso ser testigo del sufrimiento de su Hijo en la cruz: sabiendo que, con ella, también nosotros gozaremos del gozo de ser testigos de su resurrección y de vivir en la eterna alegría con él en el cielo.

Dado en la parroquia de San Jose: Rochester, IN – 25 de febrero, 2024

Monday, February 12, 2024

Abraza tu lepra y tráela a Jesús

 Homilía: 6º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         Hermanos, en estas semanas entre el final de la temporada navideña y el comienzo de la Cuaresma de la próxima semana, se nos ha presentado una imagen de Cristo que está haciendo algo nuevo. En el tercer domingo del Tiempo Ordinario, escuchamos a Jesús proclamar que “se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca”, es decir, que ya había comenzado la tercera era cristiana, aquel en el que finalmente se realizaría la promesa que Dios hizo a nuestros primeros padres después de su pecado. Luego, el cuarto domingo, escuchamos a Jesús enseñar en la sinagoga con su propia autoridad, y cómo demostró su autoridad cuando expulsó el espíritu inmundo del hombre en la sinagoga. El pueblo quedó asombrado ante esta “nueva doctrina” de este hombre que “tiene autoridad” y tal vez comenzó a ver en Jesús a aquel de quien habló Moisés: “Dios hará surgir en medio de ustedes… un profeta como yo.” Luego, la semana pasada, el quinto domingo, escuchamos cómo Jesús entró en la casa de Simón Pedro y sanó a la suegra de él (y, posteriormente, a cientos de personas más de ese pueblo). Aunque a la mañana siguiente todos vinieron a buscarlo, Jesús se negó a convertirse en espectáculo y prefirió, en cambio, abandonar aquel lugar para predicar en otros pueblos. En verdad, era una “nueva clase de profeta” y no se le podía limitar a ningún lugar.

         Esta semana leemos una historia de inversión. En nuestra primera lectura, escuchamos las palabras del Libro de Levítico, que detalla lo que debe hacer alguien con una enfermedad de la piel. Aquí vemos un microcosmos, por así decirlo, de la Caída. En el Jardín del Edén, nuestros primeros padres pecan y por eso son marcados con la muerte. Dios, sin embargo, es vida y la muerte no puede habitar en la presencia de Dios. Por lo tanto, Adán y Eva son expulsados del Jardín y no pueden volver a entrar hasta que hayan sido limpiados de esta “mancha” de muerte. La lepra, para la gente de la antigüedad, era una señal exterior de que la muerte estaba tocando a una persona. Cualquier persona marcada de esa manera no podía entrar al templo (el lugar de encuentro con Dios) para ofrecer adoración. Así, la persona también se convirtió en una amenaza para cualquiera que no estuviera tan marcado y quisiera entrar al templo a adorar. Por lo tanto, el leproso tenía que permanecer separado y declararse “impuro”, para que otros no fueran también “contagiados” de muerte. Y, así como Adán y Eva, quienes no pudieron limpiarse del pecado que les causó la muerte, así también el leproso no tenía manera de limpiar la enfermedad de la piel por sí solo. Simplemente tuvo que orar para que todo se aclarara y poder ser devuelto a la comunidad de adoración. Para un judío del primer siglo, así era como funcionaba el mundo. ///

         En el Evangelio escuchamos luego la historia de la inversión. Primero, el hombre se acerca a Jesús (¡un movimiento audaz para alguien que debía mantenerse a distancia!). Suplica a Jesús y Jesús hace lo impensable: ¡lo toca! Pero, en lugar de que la inmundicia salga del leproso y entre en Jesús, ¿qué sucede? La limpieza sale de Jesús hacia el leproso: ¡una inversión total! ¿Y cómo lo sabemos? Porque, como dice la Escritura, “inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio”. Después, Jesús le dice al hombre que “no se lo cuentes a nadie”; en otras palabras, que ya no tiene que “gritar” sobre sí mismo, pero ¿qué hace el hombre? Inmediatamente va y se lo cuenta a todos los que conoce. Nadie andaba gritando “estoy limpio”, porque no era necesario. Pero este hombre lo hace voluntariamente, revirtiendo su obligación de declararse “impuro”.

         Finalmente, aunque el hombre ahora puede volver a entrar al pueblo y unirse a la comunidad de adoración, ¡vemos que Jesús no puede! ¿Pero está realmente excluido? ¡No! Porque, en lugar de que todos se mantengan alejados de los que están fuera de la ciudad, ¡todos se acercan a él! La presencia de Jesús hace que cada uno de ellos reconozca que son "impuros", de alguna manera, y que no han podido llegar a ser "limpios" por sus propios esfuerzos. Así, “se separan” del pueblo (y, por tanto, de la comunidad de adoración) para encontrarse con Jesús y quedar limpios. Y así vemos que Jesús toma nuestra historia de impotencia y la revierte: demostrando una vez más que el tiempo del Reino de Dios, de hecho, ha llegado. ///

         Si nos detenemos y prestamos atención por un momento, ¡vemos que esto es nosotros! El hecho es que todos estamos oprimidos de alguna manera: es decir, todos tenemos algún tipo de lepra que nos aliena de alguna manera. ¡Mira detenidamente! ¡Todos estamos “impuros” en muchos sentidos! Y ninguno de nosotros es capaz por sí solo de limpiarse. De ahí las buenas noticias que escuchamos hoy. ¡Mira lo que Jesús le hizo al leproso! Revirtió por completo todo lo que lo alejaba. ¿Y cómo? Por su propio poder divino, por supuesto. Pero ¿qué impulsó ese poder? Fue el hombre que abrazó su lepra y dio un paso audaz para superarla. Este hombre vio su estado de “opresión”, pero se negó a seguir siendo una “víctima” y se acercó a Jesús. Y, a través de Jesús, su “opresión” fue superada.

         Este, por tanto, es el mensaje para nuestros días: no actúes como una víctima ante la lepra del pecado que hay dentro de ti. Más bien, acepta tu lepra y haz algo para mejorarla. Reconoce que eres un desastre, sí. Reconoce que eres un desastre porque la vida es dura y llena de sufrimiento, sí; pero también porque has cedido a la mentalidad de víctima y no siempre has tomado buenas decisiones. Ahora reconoce que hay algo que puedes hacer al respecto y empieza a hacerlo. Ven a Jesús y sométete a su voluntad, como el leproso del Evangelio: "Si tú quieres, puedes curarme".

         ¡Entonces ACTÚA! Si hay algo desordenado en tu vida (de lo cual tú eres la causa), comienza a ponerlo en orden. ¿Hay algún comportamiento mío que hace difícil que mi esposa/esposo me ame más? Haga algo hoy para cambiar ese comportamiento. ¿Le hago difícil a mi madre/padre mantener la calma conmigo porque me niego a ayudar cuando me lo piden? Decide hoy escuchar y responder por amor a ellos. Y hay muchas otras formas en las que cada uno de nosotros puede empezar a actuar hoy. Por supuesto, no lo arreglaremos todo (todavía hay sufrimiento que simplemente ocurre en el mundo), pero si empezamos hoy y nos centramos en las cosas sobre las que tenemos control, al menos habremos mitigado gran parte de nuestro sufrimiento auto-infligido, ¿verdad? ¡Eso no es nada!

         ¿Y todo esto por qué? Porque existen víctimas reales, es decir, aquellas cuyo sufrimiento es severo y no auto-infligido, y necesitan nuestra ayuda. Pero no ayudamos a nadie cuando nos revolcamos en nuestra propia lepra, diciendo "pues no puedo por esto, por aquello y por lo otro". Bueno, sí, tal vez "esto, aquello y lo otro", pero puedes hacer algo. Sea lo que sea, debes hacerlo. Aunque sea sólo para gritar al respecto. ///

         Hermanos, en Jesús, nuestro largo exilio ha sido revertido. Todo lo que nos mantuvo separados de Dios es volteado y redimido. Pero si no actuamos, nunca nos daremos cuenta del todo. El primer acto es creer: creer en el poder de Cristo para darle la vuelta. Por eso hoy, al acercaros al Santísimo Sacramento, les invito a orar: "Jesús, si quieres, puedes curarme". Porque, les aseguro, él lo quiere. Recibe, pues, su curación; y sal contando a todos cómo Jesús te limpió; y luego poner orden en tu vida para hacer los sufrimientos de la vida un poco más llevaderos para ti y, por tanto, para quienes les rodean. Entonces comenzaremos a ver más claramente la verdad que Jesús proclamó: que éste verdaderamente es el tiempo del Reino de Dios.

Dado en la Parroquia de San Jose: Rochester, IN – 11 de febrero, 2024

Embrace your leprosy and bring it to Jesus

 Homily: 6th Sunday in Ordinary Time – Cycle B

         Friends, in these weeks between the end of the Christmas season and the beginning of Lent this coming week, we have been presented with an image of Christ who is doing something new.  On the third Sunday in Ordinary Time, we heard Jesus proclaim that the “time of fulfillment” was at hand, meaning that the third Christian age had now begun, the one in which the promise that God made to our first parents after their sin would finally be realized.  Then, on the fourth Sunday, we heard Jesus teaching in the synagogue with his own authority, and how he demonstrated his authority when he drove the unclean spirit out of the man in the synagogue.  The people were amazed at this “new teaching with authority” and perhaps began to see in Jesus the one of whom Moses spoke: “A prophet like me will God raise up for you…”  Then last week, the fifth Sunday, we heard how Jesus entered the home of Simon Peter and healed Simon Peter’s mother-in-law (and, subsequently, hundreds of others from that town).  Although the next morning all came looking for him, Jesus refused to become a spectacle and chose, instead, to leave that place to preach in other towns.  Truly, he was a “new kind of prophet” and could not be contained to any one place.

         This week, we read a story of reversal.  In our first reading, we listened to the words of the Book of Leviticus, detailing what someone with an ailment of the skin must do.  Here we see a microcosm, if you will, of the Fall.  In the Garden of Eden, our first parents sin and so are marked with death.  God, however, is life, and death cannot dwell in the presence of God.  Therefore, Adam and Eve are driven from the Garden and cannot reenter until they have been cleansed from this “stain” of death.  Leprosy, to the people of ancient times, was an outward sign that death was touching a person.  Anyone marked in such a way could not enter the temple—the place of encounter with God—to offer worship.  Thus, the person also became a threat to anyone who wasn’t so marked and wanted to enter the temple to worship.  Therefore, the leper had to stay separated and declare himself “unclean”, lest others be "infected" with death, too.  And, just like with Adam and Eve, who couldn’t cleanse themselves of the sin that caused death to touch them, so too the leper had no way to cleanse the skin ailment on his own.  He simply had to pray that it would clear up so that he could be restored to the worshiping community.  For a first century Jew, this was the way that the world worked. ///

         In the Gospel, we then hear the story of reversal.  First, the man approaches Jesus (a bold move for one who was supposed to keep himself at a distance!).  He pleads with Jesus and Jesus does the unthinkable: he touches him!  But, instead of the uncleanness coming out of the leper and going into Jesus, what happens?  Cleanness goes out from Jesus and into the leper: a complete reversal!  And how do we know?  Because, as the scripture says, “the leprosy left the man immediately, and he was made clean”.  After, Jesus tells the man not to make a big deal out of it—in other words, that he no longer has to “shout out” about himself—but what does the man do?  He immediately goes and tells everyone he meets.  No one went around shouting “I am clean”, because it wasn’t necessary.  But this man does so voluntarily, reversing his obligation to declare himself “unclean”.

         Finally, while the man can now reenter the town and join the worshiping community, we see that Jesus cannot!  But is he really excluded?  No!  Because, instead of everyone staying away from the ones outside of town, they all come out to him!  The presence of Jesus causes each of them to recognize that they are "unclean", in some way, and that they have been unable to become "clean" through their own efforts.  Thus, they "separate" themselves from the town (and, thus, the worshiping community) so as to meet Jesus and to be made clean.  And so we see that Jesus takes our helpless story and he reverses it: proving once again that the “time of fulfillment” has, indeed, come. ///

         If we stop and pay attention for just a moment, we see that this is us!  The fact of the matter is that we're all oppressed in some way: that is, we all have some kind of leprosy that alienates us in some way.  Take a hard look!  We're all messed up in a lot of ways!  And none of us is capable on our own of making ourselves clean.  Thus, the good news that we hear today.  Look at what Jesus did to the leper!  He completely reversed everything that pushed him away.  And how?  By his own divine power, of course.  But what actuated that power?  It was the man embracing his leprosy and taking a bold step to overcome it.  This man saw his “oppressed” state, but refused to remain a “victim” and approached Jesus.  And, through Jesus, his “oppression” was overcome.

         This, therefore, is the message for our day: Don’t act like a victim in the face of the leprosy of sin that is within you.  Rather, embrace your leprosy and do something to make it better.  Recognize that you're a mess, yes.  Recognize that you're a mess because life is hard and full of suffering, yes; but also because you've given in to the victim mentality and haven't always made good choices.  Now, recognize that there is something that you can do about it and start to do it.  Come to Jesus and submit yourself to his will, like the leper from the Gospel reading: "If you will, you can make me clean".

         Then ACT!  If there is anything disordered in your life (of which you are the cause), start to put it in order.  Is there some behavior of mine that makes it difficult for my wife/husband to love me more?  Do something today to change that behavior.  Do I make it difficult for my mother/father to stay calm with me because I refuse to help when asked?  Decide today to listen and respond for love of them.  And there are countless other ways that each of us can begin acting today.  We won't fix everything, of course—there's still suffering that just happens in the world—but, if we begin today and focus on the things over which we have control, at least we’ll have mitigated a lot of our self-inflicted suffering, right?  That’s not nothing!

         And why all of this?  Because there are real victims out there—that is, those whose suffering is severe and not self-inflicted—and they need our help.  But we help no one when we wallow in our own leprosy, saying "well, I can't because of this, that, and the other."  Well, yes, maybe "this, that, and the other", but you can do something.  Whatever that is, you need to do it.  Even if it’s just to shout out about it. ///

         Friends, in Jesus, our long exile has been reversed.  Everything that kept us separate from God is flipped on its head and redeemed.  But if we don't act, we'll never fully realize it.  The first act is to believe: to believe in the power of Christ to flip it over.  And so today, as you approach the Blessed Sacrament, I invite you to pray: "Jesus, if you will, you can make me clean."  Because, I assure you, he does will it.  Receive, then, his healing; and go forth telling everyone how Jesus made you clean; and then put your life back in order so as to make life's sufferings a little more bearable for you and, thus, for those around you.  Then we will begin to see more clearly the truth that Jesus proclaimed: that this truly is the time of fulfillment.

Given in Spanish at Saint Joseph Parish: Rochester, IN – February 11th, 2024

Monday, January 29, 2024

The authority of the Word

 Homily: 4th Sunday in Ordinary Time – Cycle B

         My Grandma Lucy (my mother’s mother) was a tough lady.  She grew up in a time known in the United States as “The Great Depression”.  Her family struggled to live with very little when she was growing up and so she had to work as part of her family’s survival of that difficult time.  She never stopped this hard work.  She always kept a vegetable garden, which meant tilling the ground and weeding.  She cooked most everything from scratch, including kneading dough with her hands (we always said that Grandma Lucy had “man hands” and this is why!).  She was a tough lady.

         As her grandchildren, we knew that she loved us and she definitely showed her love in tender ways.  But Grandma was also a “no-nonsense” kind of lady and she had a way of letting us know that we were getting too rambunctious.  Whenever we were getting too noisy, she would say “HEY!”… just like that… “HEY!”…”you kids stop making all that noise!” and all of us would immediately stop what we were doing and start to play a little more calmly.  It’s been 29 years since Grandma Lucy passed and I can still hear that “HEY!” as clear as if she was saying it here today.  Like I said, she was a tough lady.

         We probably all have (or have had) somebody in our life like Grandma Lucy.  Someone who commanded such authority that only a word from them would cause us to stop what we were doing and change our behavior.  Hopefully, these were people that we loved and whom we obeyed out of respect for their authority (and, perhaps, their capacity to put “the fear of God” into us!).  It seems to be part of human nature to recognize and respond to an authoritative word whenever we hear it. ///

         In our first reading today, we heard Moses telling the Israelite people that God would send them another prophet, like him, who would speak God’s authoritative word to them.  After wandering 40 years in the desert, the Israelite people were about to enter into the land God had promised to give them.  Moses would not enter the land with them; and so God promised to raise up another prophet from among them to speak his authoritative word to them after they entered the land.  In telling them this, Moses warned them: “Whoever will not listen to my words which he [the prophet] speaks in my name, I myself [God] will make him answer for it.”  In other words, Moses was telling them that the word from God that the prophet will speak would have authoritative power.

         In the Gospel reading, we see the fulfillment of this promise.  Jesus, who was beginning his public ministry, entered the synagogue in Capernaum and taught the people.  The reading says that “the people were astonished at this teaching, for he taught them as one having authority and not as the scribes.”  This is important to note because of what came before in our first reading.  Remember what Moses told the Israelites: “But if a prophet presumes to speak in my name an oracle that I have not commanded him to speak… he shall die.”  Thus, when the scribes and Pharisees taught, they almost never claimed their own authority.  Rather, they always referred to a teacher or a prophet from the past who was known to have taught truly.

         Jesus, however, didn’t do that.  He taught using his own authority.  How often in Matthew’s Gospel do we hear Jesus say, “You have heard it said… but I say to you…”  Jesus claimed authority to generate his own teaching and the people were so unaccustomed to it that they were “astonished”.

         Then Jesus took it to the next level.  The man with the unclean spirit presents himself and the spirit speaks out.  Jesus, with only a word, silences the spirit and drives the spirit out of the man.  Grandma Lucy’s “HEY!” was strong, but I don’t think it was ever that strong!  The authority of Jesus’ word could direct evil spirits.  It’s no wonder that the people were “amazed” and asked themselves, “What is this?”  It was the fulfillment of what God had promised through Moses.  At the time, however, they didn’t fully understand it. ///

         This reading comes to us today and begs the question of us: “Do I believe in, and submit to, the authoritative word of Jesus in my life?”  In other words, do I allow the words of Jesus to stop me in what I am doing and to change my behavior?  This is an important question because, unlike the unclean spirit, who cannot deny the truth that he sees clearly before him—that Jesus is “the Holy One of God”—we have the capacity to deny the truth and authority that is before us.  While this doesn’t diminish the power of the authoritative word of Jesus, it does nullify its power in us.  Without this, we are left to navigate the world with only our own, limited power.  With it, however, we find the correction, direction, and the power to overcome the challenges of our lives.

         Friends, as Christian disciples, this is the “secret sauce” for fulfilled living!  By believing in and submitting to the authoritative word of Jesus in our lives, we unlock the interpretative tool that helps us navigate through our lives by helping us to make sense of the inevitable sufferings we endure and to enlighten our minds and our hearts to the truth about our lives and our purpose as children of God, destined for eternal life.

         We find this word in the Gospels, of course, but throughout the Bible, too.  The Psalms are a great source for encountering the authoritative word of God.  So too the “wisdom” books (Wisdom, Proverbs, Ecclesiastes, etc.) and the apostolic letters in the New Testament.  Reading and meditating on these or any of the books of the Bible inform our minds and hearts so that we can hear God speaking his authoritative word to us in the particular circumstances of our lives.  Thus, as a follow-up to our celebration of the Word of God last Sunday, I want to continue to urge you to make the study of the Bible an important part of your daily lives. ///

         As you do, let us never forget that Jesus, the Word of God, is truly present among us: particularly when we celebrate the Mass.  And so, as we worship him with our praise of thanksgiving here in this Mass, let us be joyful for his presence among us, so that we might confidently give witness to him and his saving power in our daily lives.

Given in Spanish at St. Joseph Parish: Rochester, IN – January 28th, 2024

La autoridad de la Palabra

 Homilía: 4º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         Mi abuelita Lucia (la madre de mi madre) era una dama dura. Creció en una época conocida en Estados Unidos como “La Gran Depresión”. Su familia luchó por vivir con muy poco cuando ella era niña, por lo que tuvo que trabajar como parte de la supervivencia de su familia en ese momento difícil. Ella nunca dejó este arduo trabajo. Ella siempre mantuvo un huerto, lo que significaba labrar la tierra y desmalezar. Cocinaba casi todo desde cero, incluso amasar con las manos (siempre dijimos que ella tenía “manos de hombre” ¡y es por eso!). Ella era una dama dura.

         Como sus nietos, sabíamos que ella nos amaba y definitivamente nos demostró su amor de manera tierna. Pero mi abuelita también era una dama adusta y tenía una manera de hacernos saber que nos estábamos volviendo demasiado revoltosos. Cada vez que hacíamos demasiado ruido, ella decía "¡HEY!"... así como así... "¡HEY!"..."¡ustedes, niños, dejen de hacer todo ese ruido!" y todos inmediatamente dejábamos lo que estábamos haciendo y empezábamos a jugar con un poco más de calma. Han pasado 29 años desde que falleció mi abuelita y todavía puedo escuchar ese “¡HEY!” tan claro como si lo estuviera diciendo aquí hoy. Como dije, ella era una dama dura.

         Probablemente todos tenemos (o hemos tenido) a alguien en nuestra vida como mi abuelita. Alguien que tenía tal autoridad que sólo una palabra suya nos haría dejar lo que estábamos haciendo y cambiar nuestro comportamiento. Con suerte, eran personas a las que amábamos y a quienes obedecíamos por respeto a su autoridad (¡y, tal vez, a su capacidad de infundirnos “el temor de Dios”!). Parece ser parte de la naturaleza humana reconocer y responder a una palabra autorizada cada vez que la escuchamos. ///

         En nuestra primera lectura de hoy, escuchamos a Moisés decirle al pueblo israelita que Dios les enviaría otro profeta, como él, que les hablaría la palabra autorizada de Dios. Después de vagar 40 años por el desierto, el pueblo israelita estaba a punto de entrar en la tierra que Dios les había prometido darles. Moisés no quiso entrar a la tierra con ellos; y por eso Dios prometió levantar otro profeta de entre ellos para hablarles su palabra autorizada después de que entraran en la tierra. Al decirles esto, Moisés les advirtió: “A quien no escuche las palabras que él [el profeta] pronuncie en mi nombre, yo [Dios] le pediré cuentas”. En otras palabras, Moisés les estaba diciendo que la palabra de Dios que hablaría el profeta tendría poder autoritativo.

         En la lectura del Evangelio vemos el cumplimiento de esta promesa. Jesús, que comenzaba su ministerio público, entró en la sinagoga de Cafarnaúm y enseñaba al pueblo. La lectura dice que “los oyentes quedaron asombrados de sus palabras, pues enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas”. Es importante tener esto en cuenta debido a lo que sucedió antes en nuestra primera lectura. Recuerde lo que Moisés dijo a los israelitas: “Pero el profeta que se atreva a decir en mi nombre lo que yo no le haya mandado… será reo de muerte”. Por eso, cuando los escribas y fariseos enseñaban, casi nunca reclamaban su propia autoridad. Más bien, siempre se referían a un maestro o profeta del pasado que se sabía que había enseñado verdaderamente.

         Jesús, sin embargo, no hizo eso. Enseñó usando su propia autoridad. ¿Con qué frecuencia en el Evangelio de Mateo escuchamos a Jesús decir: "Habían oído decir... pero yo les digo..."? Jesús afirmó tener autoridad para generar su propia enseñanza y la gente estaba tan poco acostumbrada a ello que se quedara "asombrado".

         Entonces Jesús lo llevó al siguiente nivel. El hombre con el espíritu inmundo se presenta y el espíritu habla. Jesús, con sólo una palabra, silencia el espíritu y expulsa el espíritu del hombre. El "¡HEY!" de mi abuelita era fuerte, ¡pero no creo que nunca haya sido tan fuerte! La autoridad de la palabra de Jesús podría dirigir a los espíritus inmundos. No es de extrañar que la gente se quedara “estupefacto” y se preguntara: “¿Qué es esto?” Fue el cumplimiento de lo que Dios había prometido a través de Moisés. Sin embargo, en ese momento no lo entendieron del todo. ///

         Esta lectura nos llega hoy y nos plantea la pregunta: “¿Creo y me someto a la palabra autorizada de Jesús en mi vida?” En otras palabras, “¿Permito que las palabras de Jesús me detengan en lo que estoy haciendo y cambien mi comportamiento?” Esta es una pregunta importante porque, a diferencia del espíritu inmundo, que no puede negar la verdad que ve claramente ante él (que Jesús es “el Santo de Dios”), nosotros tenemos la capacidad de negar la verdad y la autoridad que tenemos ante nosotros. Si bien esto no disminuye el poder de la palabra autorizada de Jesús, sí anula su poder en nosotros. Sin esto, nos quedamos para navegar por el mundo sólo con nuestro propio y limitado poder. Sin embargo, con él encontramos la corrección, la dirección, y el poder para superar los desafíos de nuestras vidas.

         Hermanos, como discípulos cristianos, ¡esta es la “salsa secreta” para una vida plena! Al creer y someternos a la palabra autoritativa de Jesús en nuestras vidas, desbloqueamos la herramienta interpretativa que nos ayuda a navegar por nuestras vidas ayudándonos a dar sentido a los sufrimientos inevitables que soportamos e iluminar nuestra mente y nuestro corazón a la verdad sobre nuestras vidas y nuestro propósito como hijos de Dios, destinados a la vida eterna.

         Encontramos esta palabra en los Evangelios, por supuesto, pero también en toda la Biblia. Los Salmos son una gran fuente para encontrar la palabra autorizada de Dios. Así también los libros de “sabiduría” (Sabiduría, Proverbios, Eclesiastés, etc.) y las cartas apostólicas del Nuevo Testamento. Leer y meditar en estos o cualquiera de los libros de la Biblia informa nuestras mentes y corazones para que podamos escuchar a Dios hablándonos su palabra autorizada en las circunstancias particulares de nuestras vidas. Por lo tanto, como seguimiento de nuestra celebración de la Palabra de Dios el domingo pasado, quiero continuar instándolos a hacer del estudio de la Biblia una parte importante de su vida diaria. ///

         Al hacerlo, nunca olvidemos que Jesús, la Palabra de Dios, está verdaderamente presente entre nosotros: particularmente cuando celebramos la Misa. Y así, mientras lo adoramos con nuestra alabanza de acción de gracias aquí en esta Misa, estemos gozosos por su presencia entre nosotros, para que con confianza podamos dar testimonio de él y de su poder salvador en nuestra vida diaria.

Dado en la parroquia de San Jose: Rochester, IN – 28 de enero, 2024

Sunday, January 14, 2024

La felicidad que buscamos

 Homilía: 2º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         Hermanos, la semana pasada celebramos la gran fiesta de la Epifanía y reflexionamos sobre la importante pregunta que los Reyes Magos nos inspiraron a considerar: “¿Quem quaris? … ¿Qué buscas?" Inspiraron esta reflexión porque sabían exactamente lo que buscaban: buscaban la señal de que había nacido un nuevo rey—una nueva estrella que se elevaba en el cielo—y cuando la vieron, fueron a buscar al rey recién nacido para rendirle homenaje. Son una señal para nosotros de que esta importante pregunta es una que cada uno de nosotros debe plantearse.

         Hice referencia a la lectura del Evangelio de hoy durante nuestra reflexión de la semana pasada, porque es Jesús mismo quien hace la pregunta a Andrés y al otro discípulo que lo persigue después de que Juan el Bautista lo señala y declara que es “el Cordero de Dios”. Jesús pregunta directamente a Andrés y a su compañero: “¿Quem quaris? … ¿Qué buscan?" como señal de que ésta es, en muchos sentidos, la pregunta más fundamental que cada uno de nosotros debe responder.

         La semana pasada les dije que para todos nosotros la respuesta a esta pregunta debería ser “Jesús”, ya que es Jesús a quien más desea nuestro corazón. También dije que, si “Jesús” no es tu respuesta en este momento, está bien, pero que tu trabajo sería levantar tu mirada más allá de buscar las cosas de este mundo para buscar a aquel a quien más desea tu corazón. Algunos de ustedes, tal vez, hayan regresado esta semana con un sentimiento de inquietud: que, tal vez, sientan que Jesús realmente no es lo que sus corazones más desean. Si es así, hoy quiero profundizar un poco más para intentar ayudarte a ver la verdad de esta afirmación. Sin embargo, para hacerlo tendremos que entrar en un poco de filosofía, pero creo que valdrá la pena. Okay?  Bueno, allá vamos.

         El filósofo griego Aristóteles fue un pagano que vivió en el siglo IV a.C. Pagano, lo que significaba que no conocía, y mucho menos creía en, Dios tal como ha sido revelado en la tradición judeocristiana. No obstante, fue un filósofo increíble que podía observar el mundo que lo rodeaba y sacar conclusiones astutas sobre "cómo son las cosas". Era el científico más importante del mundo cuando la filosofía era la ciencia del mundo.

         Una de las cosas centrales que enseñó Aristóteles fue que todos los seres vivos tienen un fin (un telos en griego) por el que se esfuerzan. Por ejemplo, según su observación, una planta lucha por alcanzar el sol. Pudo ver esto por la forma en que una planta extiende sus hojas mucho más allá de sus raíces en un esfuerzo por alcanzar los rayos del sol. Por supuesto, sabemos que la planta necesita que los rayos del sol lleguen a sus hojas para que se produzca la fotosíntesis, en la que convierte la energía de los rayos del sol en nutrientes para ayudarla a crecer, pero eso no cambia el hecho de que el espíritu vivo en la planta se esfuerza siempre hacia el sol como si alcanzarlo fuera su objetivo final.

         Ahora bien, creo que todos podemos estar de acuerdo en que los seres humanos somos un poco más complejos que una planta. Sin embargo, Aristóteles todavía pensaba que tenemos un telos: un fin por el que nos esforzamos. Cuando Aristóteles observó a los seres humanos para determinar qué es lo que nos esforzamos, concluyó que el fin que todos intentamos alcanzar es la “felicidad”. En otras palabras, cuando analizó las razones por las que los seres humanos hacen algo, pudo ver que todas se reducían a una sola cosa: la felicidad. En pocas palabras: todo lo que elegimos hacer, lo elegimos porque pensamos que nos hará felices (o, al menos, nos llevará a la felicidad). Por supuesto, podríamos estar equivocados acerca de si nos hará felices o no, pero el hecho es que lo elegimos porque pensamos que nos hará felices.

         Santo Tomás de Aquino vivió poco más de 1500 años después de Aristóteles, pero fue uno de los primeros en sintetizar verdaderamente la filosofía de Aristóteles en la teología cristiana. Santo Tomás coincidió en que el ser humano tiene un telos, y que ese telos es la felicidad. Sin embargo, como Tomás era cristiano, pudo decirnos que la felicidad más verdadera y plena por la que podemos esforzarnos (la felicidad para la que fuimos creados) es lo que los teólogos cristianos llaman la Visión Beatífica: es decir, estar cara a cara con Dios, en perfecta comunión con él.

         Para Aristóteles, por tanto, la respuesta a la pregunta “¿Qué buscas?” es la felicidad. Para Santo Tomás de Aquino la respuesta es la misma: la felicidad. Para él, sin embargo, la respuesta tiene una segunda parte: “¿Y qué es la felicidad? La Visión Beatífica”. Y así, para Santo Tomás (y, por tanto, para todos nosotros), la respuesta a la pregunta “¿Qué buscas?” es Dios.

         Quizás todos podamos estar de acuerdo en que la felicidad es lo que buscamos. Si tomamos por fe que Jesús es la fuente y la cumbre de la felicidad que buscamos, entonces podemos determinar cómo tomar decisiones en nuestras vidas que nos llevarán hacia esa felicidad suprema. Por ejemplo, en nuestras relaciones podemos hacernos esta pregunta: "¿Esta relación me ayuda a permanecer cerca de Dios o incluso acercarme a él?" Si no es así, apuesto a que también podrías decir que esa relación realmente no te hace feliz. Claro, esa persona puede tener buen sentido del humor y hacerte reír, lo cual es agradable, pero tal vez te alejas de esos encuentros sintiéndote un poco culpable porque los chistes a menudo eran subidos de tono y se hacían a expensas de la dignidad de otra persona. Por lo tanto, te das cuenta de que, si bien pasaste momentos agradables con esa persona, en realidad no contribuyó a tu felicidad. ¿Esto tiene sentido?

         De ahí mi llamado de la semana pasada a “levantar la mirada” de las cosas de este mundo hacia Jesús. Cuando nos mantenemos enfocados en el hecho de que Jesús es la fuente y cumbre de nuestra felicidad, entonces tenemos el poder para tomar decisiones todos los días que nos ayuden a acercarnos a él. Por supuesto, lo hacemos de manera imperfecta, ya que a menudo no estará perfectamente claro qué elección nos mantendrá cerca o nos acercará más a Jesús. No obstante, proporciona una guía útil para tomar buenas decisiones en nuestras vidas.

         Un gran ejemplo de esto es Samuel en nuestra primera lectura de hoy. Samuel creció en el templo con Elí, el sacerdote del templo. Cuando Dios lo llamó por primera vez, Samuel no tenía idea de que debía buscar a Dios. Más bien, todo lo que conocía era Eli y la tutoría/orientación de Eli. Por lo tanto, cuando Dios llamó a Samuel en la noche, Samuel fue inmediatamente a ver a Elí. Después de la tercera vez que esto sucedió, Elí (que estaba familiarizado con Dios y sus revelaciones) reconoció que era Dios llamando a Samuel y, por lo tanto, le ordenó a Samuel que “levantara su mirada” sobre el mundo hacia Dios para encontrar lo que estaba buscando: en este caso, el motivo por el cual lo llamaban. Al principio, Samuel sólo sabía que debía buscar en Elí la principal fuente de orientación hacia su felicidad. Elí le mostró, sin embargo, que Dios es a quien debe mirar. Cuando Samuel ordenó su vida hacia Dios y el llamado de Dios para él, entonces encontró lo que buscaba.

         Por lo tanto, hermanos, mientras nos sumergimos en el Tiempo Ordinario, permitamos esta pregunta de Jesús: “¿Quem quaris? … ¿Qué buscas?”—hace eco en nuestras mentes y corazones cada día. Y esforcémonos en creer y vivir según la respuesta de Santo Tomás de Aquino: que lo que buscamos es “la felicidad, cuya fuente y cumbre es Dios”. Cuando lo hagamos, descubriremos que nuestro discipulado (es decir, cómo elegimos vivir cada día) estará impregnado de mayor dirección y significado. Finalmente, demos gracias a Dios porque nos ha revelado esta verdad: tanto en nuestra forma de vivir cada día como, especialmente, en la ofrenda que hacemos aquí en este altar.

Dado en la parroquia de San Jose: Rochester, IN – 14 de enero, 2024