Sunday, July 18, 2021

Christ, our Shepherd-King

 Homily: 16th Sunday in Ordinary Time - Cycle B

         Friends, these last couple of weeks, we’ve been hearing a lot about prophets, centering our reflections around their call to prophesy: the Old Testament prophets, like Ezekiel and Amos, and the New Testament prophets (those we also call Evangelists), the Apostles.  This week we hear from another prophet, the prophet Jeremiah, but our focus today is more on his message.

         Jeremiah’s message is a message of warning to the leaders of God’s people.  He is warning them because, instead of leading God’s people in right worship and moral conduct, they had been leading them into worship of false gods and had allowed moral depravity.  This was terrible because the leaders of God’s people were anointed to be more than just “governors”—meant to help maintain order in civil life.  Rather, they were shepherds—meant to lead God’s people in the ways of right living and to keep them from falling into sin.

         Ultimately, they were supposed to be shepherds who model God’s own shepherding.  And where do we find an image of God’s own shepherding?  Today’s Psalm, Psalm 23, is a psalm of God’s shepherding.  Psalm 23 was written by King David, who was a shepherd before he was made king.  He shepherded God’s people rightly (in spite of his numerous failings throughout the years).  In fact, God chose him to be the shepherd-king of his people because (the Scriptures tell us) he was a “man after God’s own heart”.  King David, therefore, understood God’s shepherding.  He wrote this psalm, which describes not only God’s shepherding, but also the goal of his shepherding.  It describes that the goal of God’s shepherding is to shepherd his people to a place of rest: a place in which it is safe, tranquil, and in which his people can flourish in abundance.  In this, we should hear an echo of the book of Genesis in which God rests after all his labors and in Exodus in which he commands his people to observe the day of rest (that is, the Sabbath).  We should also hear an echo of the voice of Jesus who said, in criticism of the Pharisees who made the Sabbath rest a thing of burden for God’s people: “the Sabbath was made for man, not man for the Sabbath.”  All in all, the message of Psalm 23 is that God’s shepherding leads mankind to a place of perfect rest.

         Thus, Jeremiah’s critique: the leaders of God’s people were not leading them to rest and flourishing, but rather into greater labor and turmoil.  God, therefore, completely frustrated with the leaders of his people, says to these leaders (and, thus, to his people): “I myself will gather them and appoint a shepherd who will lead them into my rest.”  The prophet tells us that this newly appointed leader will be a “righteous shoot of David” (God’s true shepherd-king) who will be a model of right worship and of moral conduct for God’s people.  Through his shepherding, peace—that is, shalom (or rest)—would be restored to God’s chosen people: a model of the eternal peace that God will usher in at the end of time.

         Perhaps, however, the people didn’t expect that it would be God himself who would come as a descendant of King David to shepherd his people.  Nonetheless, that is exactly what happened.  In today’s Gospel reading, we saw God Incarnate act as the true shepherd-king whom he predicted would come.

In the reading, we heard how the Apostles returned to Jesus after completing their mission to proclaim the Gospel in various towns of Israel and Judah; and how Jesus, seeing them tired from their labors, invites them away to rest a while.  As they go, however, the restless people, who have been longing for a true shepherd, follow them.  When he sees them, Jesus, the Good Shepherd, was “moved with pity” for them, “for they were like sheep without a shepherd”.  Jesus came to shepherd God’s people into rest—that is, into true shalom (or peace)—and so he cannot turn away from them in their restlessness.  Here we see what Saint Paul described in his letter to the Ephesians, which we heard in our second reading: “He came and preached peace (that is, shalom) to those who were far off and peace to those who were near…”

         Friends, Jesus is the Emmanuel—God with us—who has come to us to shepherd us into God’s Sabbath—that is, his rest.  This is important for us to acknowledge today because, for more than half a century, we’ve allowed the secular world to shepherd us: and it has shepherded us wrongly.  Don’t believe me?  Look around.  By my observation, people today are more restless than ever: and I’m not talking just about being too busy; rather, I’m talking about a loss of psychological, emotional, and spiritual stability.

And so, what is the answer?  Well, the answer is to return to Christ and to allow him to shepherd us rightly into the rest—that is, the shalom (or peace)—that he wants for us.  To do this, we need to allow the Church, led by Christ’s Vicar, the Pope, and the successors to the Apostles, the Bishops, to lead us.  For example, statistics have shown that couples who conform themselves to the teachings of the Church regarding marriage and sexual intercourse have happier and more stable marriages; and that children who come from homes in which the faith is taught and practiced by both parents (fathers, especially) lead more stable and fulfilling lives.  This, of course, is no guarantee of peace and stability—our human weaknesses always must be accounted for—but social science testifies that allowing Christ to shepherd us by following the Church’s teachings leads to greater psychological, emotional, and spiritual peace: both for individuals and for families.

This, of course, means that we need leaders in the Church who, like King David, are men “after the heart of God”.  Over the last half-century, too many bishops and priests have been more like the leaders who the prophet Jeremiah denounced than they have been like Christ, the Good Shepherd, who leads his people into God’s rest.  Being a true shepherd in today’s world is difficult and so we must pray for and encourage our bishops and priests, even as we seek them out and demand that they care for us, as Christ cared for the people that followed him and his apostles that day.  Together—the shepherds who strive to be conformed to the heart of Christ, the Good Shepherd, and the flock who strives to be faithful to true teaching—we will be a shining light of hope to the world that true peace (that is, shalom) may be found and that it is found in Christ, our Savior.

Friends, Christ is our Shepherd—Emmanuel, God with us—who has come to gather us: those who have been far away and those who are near, so that he can lead us into his rest.  As we worship him here today in this Eucharist, let us allow him to shepherd us anew in our daily lives so that the peace (or shalom) that each of our hearts seek might be known; and that the world’s restlessness might be transformed into the peace of God’s kingdom.

Given in Spanish at St. Paul Parish: Marion, IN – July 17th, 2021

and St. Patrick Parish: Kokomo, IN – July 18th, 2021

Cristo, nuestro Pastor-Rey

 Homilía: 16º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         Hermanos, estas últimas semanas, hemos estado escuchando mucho sobre profetas, centrando nuestras reflexiones en torno a su llamado a profetizar: los profetas del Antiguo Testamento, como Ezequiel y Amós, y los profetas del Nuevo Testamento (a los que también llamamos evangelistas), los apóstoles. Esta semana escuchamos de otro profeta, el profeta Jeremías, pero nuestro enfoque hoy está más en su mensaje.

         El mensaje de Jeremías es un mensaje de advertencia para los líderes del pueblo de Dios. Les advierte porque, en lugar de guiar al pueblo de Dios hacia la adoración y la conducta moral correcta, lo habían llevado a la adoración de dioses falsos y habían permitido la depravación moral. Esto fue terrible porque los líderes del pueblo de Dios fueron ungidos para ser más que "gobernadores", destinados a ayudar a mantener el orden en la vida civil. Más bien, eran pastores, destinados a guiar al pueblo de Dios por los caminos de una vida recta y evitar que cayeran en el pecado.

         En última instancia, se suponía que eran pastores que modelaban el propio pastoreo de Dios. ¿Y dónde encontramos una imagen del propio pastoreo de Dios? El Salmo de hoy, el Salmo 22, es un salmo del pastoreo de Dios. El Salmo 22 fue escrito por el rey David, que era pastor antes de ser nombrado rey. Pastoreó correctamente al pueblo de Dios (a pesar de sus numerosos fracasos a lo largo de los años). De hecho, Dios lo eligió para ser el pastor-rey de su pueblo porque (las Escrituras nos dicen) era un "hombre conforme al corazón de Dios".

         El rey David, por lo tanto, entendió el pastoreo de Dios. Escribió este salmo, que describe no solo el pastoreo de Dios, sino también la meta de su pastoreo. Describe que la meta del pastoreo de Dios es guiar a su pueblo a un lugar de descanso: un lugar en el que sea seguro, tranquilo y en el que su pueblo pueda florecer en abundancia. En esto, deberíamos escuchar un eco del libro del Génesis en el que Dios descansa después de todas sus labores y en el Éxodo en el que ordena a su pueblo que observe el día de descanso (es decir, el sábado). También deberíamos escuchar un eco de la voz de Jesús que dijo, en crítica a los fariseos que hicieron del descanso del sábado una carga para el pueblo de Dios: "el sábado fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado". Con todo, el mensaje del Salmo 22 es que el pastoreo de Dios lleva a la humanidad a un lugar de perfecto descanso.

         Por lo tanto, la crítica de Jeremías: los líderes del pueblo de Dios no los estaban conduciendo al descanso y la prosperidad, sino más bien a una mayor labor y confusión. Dios, por tanto, completamente frustrado con los líderes de su pueblo, dice a estos líderes (y, por tanto, a su pueblo): "Yo mismo los reuniré y pondré un pastor que los conducirá a mi descanso". El profeta nos dice que este líder recién nombrado será un "renuevo en el tronco de David" (el verdadero rey pastor de Dios) que será un modelo de adoración correcta y de conducta moral para el pueblo de Dios. A través de su pastoreo, la paz, es decir, shalom (o descanso), sería restaurada al pueblo escogido de Dios: un modelo de la paz eterna que Dios llevará al final de los tiempos.

         Quizás, sin embargo, la gente no esperaba que fuera Dios mismo quien vendría como descendiente del rey David para pastorear a su pueblo. No obstante, eso es exactamente lo que sucedió. En la lectura del Evangelio de hoy, vimos a Dios Encarnado actuar como el verdadero rey-pastor que predijo que vendría.

         En la lectura, escuchamos cómo los Apóstoles regresaron a Jesús después de completar su misión de proclamar el Evangelio en varios pueblos de Israel y Judá; y cómo Jesús, al verlos cansados de sus labores, los invita a descansar un rato. Sin embargo, a medida que avanzan, las personas inquietas, que han estado anhelando un verdadero pastor, los siguen. Al verlos, Jesús, el Buen Pastor, “se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor…” Jesús vino a pastorear al pueblo de Dios hacia el descanso, es decir, hacia el verdadero shalom (o paz), y por eso no puede apartarse de ellos en su inquietud. Aquí vemos lo que San Pablo describió en su carta a los Efesios, que escuchamos en nuestra segunda lectura: “Vino para anunciar la buena nueva de la paz (es decir, el shalom), tanto a los que estaban lejos, como a los que estaban cerca.”

         Hermanos, Jesús es el Emmanuel, Dios con nosotros, que ha venido a nosotros para guiarnos hacia el sábado de Dios, es decir, su descanso. Es importante que lo reconozcamos hoy porque, durante más de medio siglo, hemos permitido que el mundo secular nos pastoree: y nos ha pastoreo equivocadamente. ¿No me crees? Mira alrededor. Según mi observación, la gente de hoy está más inquieta que nunca: y no me refiero solo a estar demasiado ocupada; más bien, estoy hablando de una pérdida de estabilidad psicológica, emocional y espiritual.

         Entonces, ¿cuál es la respuesta? Bueno, la respuesta es regresar a Cristo y permitirle que nos guíe correctamente hacia el descanso, es decir, el shalom (o paz), que él quiere para nosotros. Para hacer esto, debemos permitir que la Iglesia, dirigida por el Vicario de Cristo, el Papa, y los sucesores de los Apóstoles, los Obispos, nos guíen. Por ejemplo, las estadísticas han demostrado que las parejas que se ajustan a las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio y las relaciones sexuales tienen matrimonios más felices y estables; y que los niños que provienen de hogares en los que ambos padres (especialmente los papas) enseñan y practican la fe llevan vidas más estables y satisfactorias. Esto, por supuesto, no es garantía de paz y estabilidad; nuestras debilidades humanas siempre deben tenerse en cuenta, pero las ciencias sociales testifican que permitir que Cristo nos pastoree siguiendo las enseñanzas de la Iglesia conduce a una mayor paz psicológica, emocional y espiritual: tanto por individuales como para familias.

         Esto, por supuesto, significa que necesitamos líderes en la Iglesia que, como el rey David, sean hombres "conformados al corazón de Dios". Durante el último medio siglo, demasiados obispos y sacerdotes se han parecido más a los líderes a los que denunció el profeta Jeremías que a Cristo, el Buen Pastor, que conduce a su pueblo al descanso de Dios. Ser un verdadero pastor en el mundo de hoy es difícil y por eso debemos orar para y animar a nuestros obispos y sacerdotes, mientras los buscamos y exigimos que se preocupen por nosotros, como Cristo se preocupó por las personas que los siguieron a él y sus apóstoles ese día. Juntos, los pastores que se esfuerzan por ser conformes al corazón de Cristo, el Buen Pastor y el rebaño que se esfuerza por ser fiel a la verdadera enseñanza, seremos una luz brillante de esperanza para el mundo de que se pueda encontrar la verdadera paz (es decir, shalom); y que se encuentra en Cristo, nuestro Salvador.

         Hermanos, Cristo es nuestro Pastor, Emmanuel, Dios con nosotros, que ha venido a recogernos: los que estuvieron lejos y los que están cerca, para que nos lleve a su descanso. Al adorarlo hoy aquí en esta Eucaristía, permitamos que él nos pastoree de nuevo en nuestra vida diaria para que se conozca la paz (o shalom) que cada uno de nuestros corazones busca; y que la inquietud del mundo se transforme en la paz del reino de Dios.

Dado en la parroquia de San Pablo: Marion, IN – 17 de julio, 2021

Sunday, July 11, 2021

¿Quién, yo? ¿Un profeta?


Homilía: 15º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         El Padre Ronald Knott es un sacerdote del personal del Seminario de Saint Meinrad, donde recibí mi preparación para el sacerdocio. Un sacerdote de la Arquidiócesis de Louisville, el Padre Ronald celebró el quincuagésimo primer aniversario de su ordenación. Es bien conocido por su trabajo en la educación continua de los sacerdotes, tanto aquí en los Estados Unidos como en otros países. Sin embargo, ha hecho mucho más. Antes de su labor de enseñar y preparar seminaristas para el sacerdocio, dirigió y guió el discernimiento de los seminaristas para su propia Arquidiócesis como su Director de Vocaciones. Antes de eso, dirigió un programa plurianual de revitalización para la parroquia catedral de su Arquidiócesis que cuesta millones de dólares y que incluyó no solo una renovación de la iglesia catedral, sino que también generó proyectos para revitalizar el vecindario circundante en el centro de Louisville. Antes de eso, trabajó en las misiones domésticas en la zona rural y pobre de Kentucky, formando una familia parroquial sólida con solo cuatro o cinco católicos que vivían en el condado cuando llegó. Sin duda, en sus más de cincuenta y un años de sacerdocio, el Padre Ronald ha tenido un impacto positivo tanto en su Arquidiócesis de origen como en los sacerdotes de este país y del mundo.

         Sin embargo, uno nunca podría haber sospechado tales cosas del joven que, según su propio informe, tenía tanto miedo de hablar frente a la gente que una vez se escondió en una escalera de incendios para evitar una presentación que se esperaba que hiciera. No, aunque ahora puede ser muy sociable, no encaja en el molde del profeta carismático, como podríamos encontrar en los programas de tele-evangelistas de los domingos por la mañana. ///

         El profeta Amós tampoco era el típico profeta. En la antigua Palestina, donde vivió el profeta Amós, había gremios de profetas "profesionales", que eran expertos en interpretar las Escrituras a la luz de los acontecimientos actuales y, por lo tanto, "pronosticaban" si Dios apoyaría un cierto curso de acción (por lo tanto, asegurando el éxito) o si se resistiría a ese curso de acción (por lo tanto, asegurando el fracaso). Estos no eran “adivinos” o “médiums psíquicos” que pretendían ver el futuro, sino más bien individuos—a menudo empleados por los reyes—que tenían habilidad para discernir cuál sería la respuesta de Dios a los acontecimientos actuales. Los profetas "profesionales" no eran diferentes de los "asesores políticos" que son empleados por los funcionarios públicos hoy en día. Por tanto, aunque nos pueda parecer bastante extraño, en aquella época, era una forma legítima de ganarse la vida: como ser miembro de uno de los gremios profesionales de mano de obra calificada que existen hoy.

         Sin embargo, el peligro de esta profesión era que la única forma de saber si su profecía era cierta era esperar y ver qué sucedía. Por lo tanto, si cierto empleador estaba ansioso por las posibles consecuencias negativas de una determinada situación, podría ofenderse con un profeta que venga a decirle que lo que teme es el curso probable de los acontecimientos. Debido a esto, frecuentemente los profetas se vieron tentados a comprometer su integridad profesional diciéndole a su empleador lo que querían escuchar en lugar de lo que discernían que era la verdadera respuesta.

         Sin embargo, el profeta Amós no fue un profeta profesional. Más bien, Dios llamó a Amós de su trabajo de pastor y cultivador de higos para ir al Reino del Norte de Israel (desde su hogar en el Reino del Sur de Judá) para profetizar que Dios estaba enojado con ellos y que pronto los castigaría por su infidelidad a Dios. No hace falta decir que este mensaje no fue bien recibido en esos estados del norte. La lectura nos dice que Amasías—que era sacerdote y, por lo tanto, que debería haberlo sabido mejor—intentó despedir a Amós porque no quería escuchar el mensaje de Dios que Amós vino a traer. Este sacerdote acusó a Amós de intentar engañar para que le pagaran por su profecía, a lo que Amós respondió: “No soy un profeta. Soy un pastor llamado por Dios para traerte esta palabra. Si no te gusta, acéptalo con Dios. Solo respondo a lo que Dios me ha llamado a hacer”. Una vez que Amós respondió de esta manera, Amasías, el sacerdote, no pudo escapar del hecho de que Amós no tenía nada que ganar al hacer esta profecía y, por lo tanto, que su profecía realmente debe haber venido de Dios.

         En la lectura del Evangelio, escuchamos de un tipo similar de llamado. Escuchamos cómo Cristo llamó a los doce apóstoles y los envió a predicar su mensaje. Ciertamente, estos no eran profetas del gremio. Más bien, eran pescadores, extremistas políticos y recaudadores de impuestos. Sin embargo, Jesús los envió de todos modos. Cuando lo hizo, les indicó que llevaran solo lo más elemental: la túnica que llevaban, un bastón y sandalias. Por lo demás, debían confiar en todo lo que compartieran con ellos quienes recibieron el mensaje que traían. Hizo esto para que la gente supiera que no eran profetas profesionales. Como Amós antes que ellos y el Padre Ronald en nuestros días, estos hombres no eran lo que la gente esperaba que fuera un profeta. La ironía es que esto los hizo aún más confiables para aquellos que realmente estaban anticipando la venida del Mesías: porque no tenían nada que ganar con su profecía. Por tanto, su mensaje podría recibirse sin sospechas.

         Hermanos y hermanas, Dios no ha dejado de llamar a profetas para llevar sus mensajes a su pueblo. Además, ciertamente no ha limitado su don de profecía a sus ministros ordenados. Más bien, continúa llamando a los humildes: la empleada del banco, la mesera, el paisajista, el trabajador de la fábrica y el vendedor de automóviles—y continúa enviándonos para llevar su mensaje a su gente. La forma en que realizamos este ministerio en nuestras vidas y como comunidad de fe requiere oración y discernimiento—tanto individual como colectivamente—pero no nos equivoquemos: en virtud de nuestro bautismo, todos somos llamados.

         Al responder, por supuesto, no siempre es fácil. Más bien, se necesita un acto de fe para responder a este llamado. Sin embargo, como el profeta Amós, los doce apóstoles y el Padre Ronald nos han demostrado, no es necesario ser un profeta profesional para ir. Solo necesita la voluntad de hacer la voluntad de Dios y la confianza de que Dios ha proporcionado el mensaje.

         Afortunadamente, tenemos la Eucaristía—la presencia de Dios entre nosotros—para alimentarnos y fortalecernos para esta santa obra. Por lo tanto, en este día del Señor, pidamos nuevamente al Espíritu Santo que nos muestre una forma en que, esta semana, podemos proclamar el llamado de Dios al arrepentimiento: tanto en nuestras palabras como en nuestras acciones.

         Que la gracia que recibimos hoy aquí nos libere de cualquier temor que nos impida emprender esta santa obra; y que nos fortalezca para llevar esta Buena Nueva a aquellos a quienes Dios nos ha enviado.

Dado en la parroquia de San Pablo: Marion, IN – 10 de julio, 2021

Who, me? A prophet?


 
Homily: 15th Sunday of Ordinary Time – Cycle B

         Fr. Ronald Knott is a priest on the staff of Saint Meinrad Seminary where I received my formation for the priesthood.  A priest of the Archdiocese of Louisville, Fr. Ronald celebrated the 51st anniversary of his ordination earlier this year.  He is well known for his work in the field of ongoing education of priests, both here in the United States and in other countries as well.  Yet, he’s done so much more.  Before his work of teaching and forming seminarians for the priesthood, he directed and guided the discernment of seminarians for his own Archdiocese as its Vocations Director.  Before that, he led a multi-year, multi-million dollar revitalization program for the cathedral parish of his Archdiocese, which included not only a renovation of the cathedral church, but also generated projects to revitalize the surrounding neighborhood in downtown Louisville.  Before that, he worked in the home missions in poor, rural Kentucky, building a sturdy parish family from only four or five Catholics who lived in the county when he arrived.  Without doubt, in his more-than-51 years of priesthood, Fr. Ronald has made a positive impact on both his home Archdiocese and on priests throughout this country and the world.

         Yet, one might have never suspected such things from the young man who, by his own report, was so afraid to speak in front of people that he once hid on a fire escape to avoid a presentation he was expected to make.  No, even though now he can be a bit gregarious, he does not fit the mold of the charismatic prophet, such as we might find on Sunday morning Tele-evangelist programs.

         The prophet Amos was not your typical prophet, either.  In ancient Palestine, where the prophet Amos lived, there were guilds of “professional” prophets, who were skilled at interpreting the Scriptures in the light of current events and, thus, “forecasting” whether God would support a certain course of action (thus, ensuring success) or if he would resist that course of action (thus, ensuring failure).  These were not “soothsayers” or “psychic mediums” purporting to see into the future, but rather individuals—often employed by kings—who were skilled in discerning what the response of God would be to current events.  “Professional” prophets were not unlike the “political advisors” who are employed by public officials today.  Therefore, although it may sound quite odd to us, back then it was a legitimate way to make a living: like being a member of one of the professional guilds of skilled labor that exist today.

         The hazard of this profession, however, was that the only way to know if your prophecy was true was to wait and see what happened.  Thus, if a certain employer was anxious about the potential negative consequences of a certain situation, he might take offense at a prophet that comes to tell him that what he fears is the likely course of events.  Because of this, prophets were often tempted to compromise their professional integrity by telling their employer what they wanted to hear instead of what they discerned the true response to be.

         The prophet Amos was not a professional prophet, however.  Rather, God called Amos from his work tending sheep and dressing sycamore trees to go into the Northern Kingdom of Israel (from his home in the Southern Kingdom of Judah) to prophesy that God was angry with them and that he would soon punish them for their unfaithfulness to God.  Needless to say, this message wasn’t received well in those northern states.  The reading tells us that Amaziah—who was a priest and, thus, who should have known better—attempted to send Amos away, because he didn’t want to hear the message from God that Amos came to bring.  This priest accused Amos of trying to swindle his way into being paid for his prophecy, to which Amos responded: “I’m no prophet.  I’m a shepherd called by God to bring you this word.  If you don’t like it, take it up with God.  I am only responding to what God has called me to do.”  Once Amos responded in this way, Amaziah, the priest, couldn’t escape the fact that Amos had nothing to gain by making this prophecy and thus that his prophecy truly must have come from God.

         In the Gospel reading, we heard of a similar type of call.  We heard how Christ called the twelve apostles and sent them out to preach his message.  Certainly, these were no guild prophets.  Rather, they were fishermen, political extremists, and tax collectors.   Nevertheless, Jesus sent them anyway.  When he did, he instructed them to take only the barest of necessities: the tunic they were wearing, a walking stick, and sandals.  For the rest, they were to rely on whatever was shared with them by those who received the message they were bringing.  He did this so that the people would know that they were not professional prophets.  Like Amos before them and Fr. Ronald in our own day, these men were not what the people expected a prophet to be.  The irony is that this made them all the more trustworthy to those who were truly anticipating the coming of the Messiah: for they had nothing to gain by their prophecy.  Therefore, their message could be received without suspicion.

         My brothers and sisters, God has not stopped calling prophets to carry his messages to his people.  Moreover, he certainly hasn’t limited his gift of prophecy to his ordained ministers.  Rather, he continues to call the unassuming: the bank clerk, the insurance broker, the waitress, the hog farmer, and the feed corn supplier—and he continues to send us out to bring his message to his people.  How we realize that ministry in our lives and as a faith community takes prayer and discernment—both individually and collectively—but make no mistake, by virtue of our baptism, we are all called.

         To respond, of course, is not always easy.  Rather, it takes an act of faith to respond to this call.  Nevertheless, as the prophet Amos, the twelve apostles, and Fr. Ronald has shown us, you don’t have to be a professional prophet to go.  You only need a willingness to do God’s will and the trust that God has provided the message.

         Thankfully, we have the Eucharist—God’s presence among us—to nourish us and strengthen us for this holy work.  Therefore, on this Lord’s day, let us again ask the Holy Spirit to show us one way that, this week, we can proclaim God’s call to repentance both in our words and in our actions.  May the grace that we receive here today free us from whatever fears that detain us from engaging this holy work; and may it strengthen us to carry this Good News to those to whom God has sent us.

Given in Spanish at Saint Paul Parish: Marion, IN – July 10th, 2021

Sunday, July 4, 2021

El llamamiento para proclamar la Palabra de Dios

 Homilía: 14º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         Hermanos, es importante al comenzar nuestra reflexión hoy recordar que debemos dar gracias en nuestro corazón por la Palabra de Dios que acabamos de escuchar. Sabemos que todo encuentro con la Palabra de Dios es un encuentro con Jesucristo, el Dios vivo, cuya vida misma es nuestra salvación. Por eso, al final de cada lectura decimos "Te alabamos, Señor", y al final de la lectura del Evangelio decimos: "Gloria a ti, Señor Jesús". Esos momentos de silencio que se dan después de cada lectura y del Salmo Responsorial son momentos para disfrutar de que nuestro Dios nos ha hablado. Y así, si bien no siempre es posible disfrutar de esos momentos (un niño inquieto o un estornudo inoportuno pueden interrumpir nuestra reflexión), siempre debemos esforzarnos por estar recordados en esos momentos.

         La verdad es que, cuando nos llega la palabra de Dios, nos cambia... si lo dejamos. [repetir] Esta es la historia de todos los profetas, especialmente aquellos de quienes escuchamos en las lecturas de hoy. En cada caso, la Palabra de Dios irrumpe en sus vidas y los impulsa a tomar una nueva dirección. Aunque el profeta puede optar por rechazar el llamamiento que Dios le ha dado, no puede ignorar el hecho de que ha sido llamado; y, por ese mismo hecho, su vida ha cambiado. El profeta Jonás es un gran ejemplo de esto último. Rechazó el llamado de Dios a profetizar a la gente de Nínive, pero no pudo volver a su vida antes de encontrar la Palabra de Dios. Más bien, lo envió en una dirección completamente diferente. ¡En última instancia, en el vientre de una ballena!

         El profeta Ezequiel, sin embargo, es un ejemplo de lo primero: uno que encontró la Palabra de Dios y respondió positivamente a ella. Su vida también fue enviada en una dirección completamente diferente para cumplir una tarea que Dios le había encomendado. Sin embargo, observe que la característica definitoria de estos profetas no es el éxito que tuvieron en lograr que la gente se conforme a la palabra de Dios, sino que fue su obediencia y su fidelidad al llamado lo que fue su gloria.

         Ezequiel fue llamado a predicar a su propio pueblo que se había apartado de la práctica correcta de la religión y la conducta moral. No era alguien de alto estatus social a quien la gente escucharía automáticamente y estaba trayendo un mensaje que seguramente sería impopular: "Dios está enojado con ustedes por la forma en que están viviendo. Arrepiéntanse y vuélvanse a Dios en penitencia o de lo contrario él les castigará!" Para las personas que piensan que no están haciendo nada mal, ¡este es un mensaje difícil de vender! Sin embargo, a lo largo del llamado de Ezequiel, Dios enfatiza que es imperativo para él seguir adelante: notando en más de una ocasión que no hablar es traer la culpa de los israelitas sobre su propia cabeza; mientras que si él les habla—de tal manera que los israelitas "sabrán que un profeta ha estado en medio de ellos"—cualquier otra negativa de su parte hará que su culpa permanezca solo en ellos. Nuevamente, lo que vemos en esto es que el trabajo de Ezequiel es poner la Palabra de Dios en contacto con el pueblo israelita, para que ellos puedan cambiar sus vidas; y que su éxito no se medirá por los conversos, sino por su obediencia y fidelidad al llamado.

         Jesús, como hemos escuchado hoy en la lectura del Evangelio, es el ejemplo por excelencia para nosotros. Desde el mismo momento de la encarnación en el seno virginal de María, Jesús fue obediente y fiel a la voluntad de Dios. Una y otra vez, Jesús fue rechazado por su propio pueblo; en otras palabras, no tuvo éxito según ningún criterio; sin embargo, permaneció fiel y obediente. Debido a esto—es decir, su fidelidad hasta el fin—ahora es glorificado en el cielo con el Padre.

         Hermanos, todos hemos sido tocados por la Palabra de Dios y por eso hemos sido cambiados. Por lo tanto, nosotros también debemos responder al llamado de Dios a profetizar. Sin embargo, ¿con qué frecuencia nos negamos a seguir el llamado de Dios—es decir, nos negamos a hablar la Palabra de verdad de Dios—simplemente porque pensamos que no tendremos éxito? En otras palabras, ¿con qué frecuencia nos negamos a hablar—con un familiar, un amigo o un compañero de trabajo—porque pensamos que nos ignorarán o, peor aún, nos rechazarán: dañando así nuestra relación?

         Puedo hablar de una de esas situaciones en mi propia vida. Mi hermana menor está casada fuera de la Iglesia. Cuando decidió casarse, no estaba practicando la fe. Por lo tanto, en ese momento, no sentí que fuera necesario presionarla para que se casara por la Iglesia. Desde entonces, sin embargo, ha regresado a alguna práctica de la fe, incluida la participación regular en la Misa. Creo que mi ordenación y la práctica fiel de mis padres y mi hermana mayor la ayudaron a regresar. Sin embargo, su matrimonio no ha sido reconocido por la Iglesia. Ella se resiste, tal vez incluso se rebela contra eso, y sé que Dios me ha llamado para hablar con ella al respecto. Una y otra vez, sin embargo, me resisto a decirle la palabra de Dios porque temo que ella se resistirá y que luego tendré que hablarle la palabra de Dios sobre las consecuencias de su resistencia: que se abstenga de comulgarse. Anticipo que eso le hará daño y que afectará negativamente nuestra relación.

         La verdad del asunto, sin embargo, es que mi resistencia ya ha afectado negativamente nuestra relación. Algo dentro de mí sabe que, debido a que lucho por tener esta difícil conversación con ella, me estoy perdiendo muchas más conversaciones significativas que podría tener con ella: conversaciones que podrían llevarla a una fe más profunda. Por lo tanto, mi fracaso en proclamarle la palabra de Dios no solo la deja en su pecado, sino que también deja en mi conciencia algo por lo que tendré que responder ante Dios.

         Hermanos, nuestras excusas para no profetizar no son excusas a los ojos de Dios; y así, incluso cuando pensamos que no tendremos éxito, Dios, no obstante, exige que vayamos. Y así, debemos ir, recordando que Dios no nos juzgará en función de si tuvimos éxito en volver nuestros corazones hacia él, sino más bien en si fuimos obedientes y fieles.

         Por lo tanto, las preguntas para nosotros hoy son estas: ¿Con quién Dios me pide que comparta su Palabra? ¿Soy resistente? Si es así, ¿por qué? ¿Qué me detiene? ¿Cómo puedo confiar en Dios en las pequeñas cosas, para estar preparado para confiar en él en estas grandes cosas? Esta es nuestra "tarea" para esta semana: permitir que estas preguntas nos lleven a discernir dónde y con quién Dios nos está llamando a actuar. Si no nos sentimos listos para actuar (tal vez porque es una gran conversación que no estamos listos para tener), entonces nuestro trabajo es pedirle a Dios que revele formas más pequeñas en las que podemos actuar durante la semana—por ejemplo, un pequeño acto de bondad por un extraño que de otra manera no haríamos—y esto para esforzar nuestra confianza en Dios y en su llamado. Sin embargo, en última instancia, si la Palabra de Dios nos ha llamado, debemos actuar. Si la persona (o personas) a quienes traemos esta Palabra responda o no, es problema de Dios, no nuestro. Nuestro problema es asegurarnos de que se les ha hablado la Palabra de Dios: es decir, de tal manera que "sabrán que un profeta ha estado en medio de ellos".

         Hermanos, Jesucristo está con nosotros en esta obra. Él es la Palabra que estamos llamados a hablar. Al recibirlo en esta Eucaristía, abandonémonos a él y dejemos que hable a través de nosotros.

Dado en la parroquia de San Pablo: Marion, IN – 3 de julio, 2021

The call to speak the Word of God

 Homily: 14th Sunday in Ordinary Time – Cycle B

Friends, it's important as we begin our reflection today to remember that we must give thanks in our hearts for the Word of God that we just heard.  We know that every encounter with the Word of God is an encounter with Jesus Christ, the living God, whose very life is our salvation.  This is why, at the end of each reading, we say, "thanks be to God", and at the end of the Gospel reading, we say, "Praise to you, Lord Jesus Christ".  Those moments of silence that occur after each reading and the Responsorial Psalm are moments to relish that our God has spoken to us.  And so, while it is not always possible to relish in those moments (a squirmy child or an ill-timed sneeze can get in the way), we should always strive to be recollected in those moments.

The truth is that, when the word of God comes to us, it changes us... if we let it.  [repeat]  This is the story of all the prophets, especially those about whom we heard in today's readings.  In each case, the Word of God breaks into their lives and urges them into a new direction.  Although the prophet can choose to refuse the calling that God has given to him, he cannot ignore the fact that he has been called; and, by that very fact itself, his life has been changed.  The prophet Jonah is a great example of the latter.  He refused God's call to prophesy to the people of Nineveh, but couldn't go back to his life before he encountered God's Word.  Rather, it sent him in a completely different direction.  Ultimately, into the belly of a whale!

The prophet Ezekiel, however, is an example of the former: one who encountered God's Word and responded positively to it.  His life, too, was sent in a completely different direction in order to fulfill a task that God had given to him.  Notice, however, that the defining characteristic of these prophets is not the success they had in getting people to conform to God's word, but rather it was their obedience and their faithfulness to the call that was their glory.

Ezekiel was called to preach to his own people who had fallen away from the right practice of religion and moral conduct.  He wasn't someone of high social status to whom people would automatically listen and he was bringing a message that would surely be unpopular: "God is angry with you for the way you are living.  Repent and turn back to God in penance or else he will punish you!"  For a people who don't think that they're doing anything wrong, this is a tough message to sell!  Throughout Ezekiel's call, however, God emphasizes that it is imperative for him to follow-through: noting on more than one occasion that for him not to speak is to bring the Israelite guilt on his own head; whereas if he does speak to them—in such a way so that the Israelites "shall know that a prophet has been among them"—any further refusal on their part will cause their guilt to remain on them alone.  Again, what we see in this is that it is Ezekiel's job to bring God's Word into contact with the Israelite people, so that it might change their lives; and that his success will be measured not by converts, but by his obedience and faithfulness to the call.

Jesus, as we heard in our Gospel reading today, is the example par excellence for us.  From the very moment of the incarnation in the virginal womb of Mary, Jesus was obedient and faithful to God's will.  Time and again, Jesus was rejected by his own people—in other words, he was unsuccessful by any standard—yet he remained faithful and obedient, nonetheless.  Because of this—that is, his faithfulness to the end—he is now glorified in heaven with the Father.

Friends, each of us have been touched by the Word of God and so have been changed.  Therefore, we, too, must respond to God's call to prophesy.  How often, however, do we refuse to follow God's call—that is, we refuse to speak God's Word of truth—simply because we think that we'll be unsuccessful?  In other words, how often do we refuse to speak up—to a family member, a friend, or a coworker—because we think that they will ignore us or, worse yet, reject us: thus, damaging our relationship?

I can speak to one such situation in my own life.  My younger sister is married outside of the Church.  When she decided to marry, she was not practicing the faith.  Thus, at the time, I did not feel like it was necessary to push her to marry in the Church.  Since then, however, she has returned to some practice of the faith, including regular participation in the Mass.  I believe that my ordination and the faithful practicing of my parents and older sister helped her to return.  Nonetheless, she has not had her marriage recognized by the Church.  She’s resistant—perhaps even rebellious against it—and I know that God has called me to speak to her about it.  Time and again, however, I resist speaking God’s word to her because I fear that she will resist and that I will then have to speak to her God’s word regarding the consequences of her resistance: that she should refrain from receiving Holy Communion.  I anticipate that will be hurtful to her and that it will negatively affect our relationship.

The truth of the matter, however, is that my resistance has already negatively affected our relationship.  Something inside of me knows that, because I struggle to have this difficult conversation with her, I am missing out on many more meaningful conversations that I could have with her: conversations that could lead her to a deeper faith.  Thus, my failure to proclaim God’s word to her not only leaves her in her sin, but also leaves on my conscience something for which I will have to answer before God.

Friends, our excuses for not prophesying are not excuses in God's eyes; and so, even when we think that we will be unsuccessful, God, nonetheless, demands that we go.  And so, we must go, remembering that God will not judge us based on whether we were successful in turning hearts back to him, but rather on whether we were obedient and faithful.

Thus, the questions for us today are these: Who is it with whom God is asking me to share his Word?  Am I resistant?  If so, why?  What's holding me back?  How can I exercise trust in God in small things, so as to be prepared to trust him in these big things?  This is our "homework" for this week: to allow these questions to lead us to discern where and with whom God is calling each of us to act.  If we don't feel ready to act (perhaps because it's a big conversation that we're not ready to have), then our work is to ask God to reveal smaller ways in which we can act throughout the week—for example, a simple act of kindness for a stranger that we might not otherwise do—so as to build our trust in God and in his call.  Ultimately, however, if God's Word has called us, we need to act.  Whether or not the person (or persons) to whom we bring this Word respond is God's problem, not ours.  Our problem is to ensure that the Word of God has been spoken to them: that is, in such a way that they "shall know that a prophet has been among them."

Friends, Christ is with us in this work.  He is the Word that we are called to speak.  As we receive him in this Eucharist, let's abandon ourselves to him and allow him to speak through us.

Given at Saint Patrick Parish: Kokomo, IN – July 4th, 2021

Sunday, June 27, 2021

El poder de Jesús rompe todas las barreras

Homilía: 13º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo B

         Hermanos, las Escrituras de hoy son una continuación del tema de la semana pasada. A saber: la cuestión de si Jesús está con nosotros en las tormentas de nuestras vidas y si se preocupa por nosotros. La semana pasada, vimos cómo los discípulos de Jesús preparaban las barcas para cruzar el mar de Galilea por la noche, a pesar del conocido peligro de que una tormenta pudiera caer sobre ellos inesperadamente en la oscuridad. Vimos cómo apareció la temida tormenta y fue tan violenta que incluso estos marineros experimentados temieron que las barcas (y sus vidas) se perdieran. Vimos cómo Jesús seguía durmiendo, incluso cuando el viento y las olas sacudían violentamente la barca, y cómo los discípulos gritaban desesperados: "Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?" Finalmente, vimos cómo Jesús se despertó, reprendió a la tormenta y al mar para demostrar su poder y luego reprendió a los discípulos por su falta de fe.

         Habiendo escuchado todo esto, reflexionamos sobre el comienzo de la pandemia de coronavirus, sobre cómo todos nos sentimos como si una tormenta violenta se hubiera apoderado de nosotros de repente en la noche, y sobre cómo el Papa Francisco (citando ese pasaje del Evangelio) nos invitó a reconocer que Jesús estaba allí con nosotros en la barca en medio de la tormenta. Hicimos esto para recordarnos a nosotros mismos que, incluso mientras salimos de la pandemia aquí en los Estados Unidos, las tormentas de nuestras vidas no terminarán y que no tenemos menos necesidad de Jesús (es decir, de una mayor fe en él) ahora que al comienzo de la pandemia. Por lo tanto, decidimos buscar una "nueva normalidad" en la que demos testimonio de la presencia perdurable y salvadora de Dios con nosotros a través de las tormentas que continuarán afligiéndonos.

         Esta semana, tenemos estas dos maravillosas historias de sanación que promueven el tema de la presencia perdurable y salvadora de Dios con nosotros a través de las tormentas de nuestras vidas. Estas historias también destacan una serie de otras revelaciones de Dios y de cómo se preocupa por nosotros.

         En la primera historia, Jairo, un jefe de la sinagoga, viene con gran humildad a pedirle ayuda a Jesús para curar a su hija que está enferma y parece estar en peligro de muerte. Una tormenta ha entrado en la vida de Jairo y se vuelve a Jesús, a quien aún no reconoce como el Hijo de Dios, sino más bien como un sanador de renombre, y le ruega que "reprenda esta tormenta" y restaure la calma y la paz en su vida. No sabemos cuáles eran los planes de Jesús ese día, pero sin embargo los interrumpe para ir con Jairo. Podría pensar que esto era de esperar. Los jefes de la sinagoga eran miembros importantes de la comunidad judía, por lo que Jesús, un judío observante y respetuoso de la tradición judía, ciertamente respondería con urgencia para ayudar a esta persona prominente en la comunidad; y así lo hace.

         Mientras avanzan (seguidos por la multitud de discípulos y observadores curiosos que se habían reunido para ver a Jesús y escucharlo enseñar), una mujer que ha estado afligida con una hemorragia durante doce años—alguien que, por lo tanto, ha sido ritualmente "impuro" y por lo tanto, incapaz de participar plenamente en la vida de la comunidad, especialmente en la adoración—se abre paso entre la multitud con la esperanza de simplemente tocar la ropa de Jesús: creyendo que, al hacerlo, el poder que había en él la curaría. Ella estaba demasiado avergonzada para acercarse a él directamente y pedirle curación, pero no obstante se acercó a él porque creía en su poder para salvar. Ella había estado en esta tormenta durante doce años. Después de haber buscado todos los medios humanos para calmar / capear la tormenta, ahora recurre a uno famoso por poseer el poder divino con fe en que él puede "reprender esta tormenta" y restaurar su vida.

         Como sabemos, su fe fue recompensada: una vez que tocó la ropa de Jesús, su hemorragia se detuvo y fue sanada. Jesús, habiendo sentido este poder salir de él, se detiene y busca saber a quién se le dio este poder de curación. Se niega a ir más lejos hasta que conozca y se dirija a la persona a la que ha sanado. Una vez que ella se presenta y él descubre que era una mujer de condición humilde—una mujer que vivió al margen de la sociedad durante los últimos doce años debido a su enfermedad—no la despide y regresa apresuradamente en su camino a la casa del importante jefe de la sinagoga, sino que dedica tiempo a escuchar su historia. Él elogia su fe y confirma su curación para reunirla a la vida de la comunidad de adoración. Es un momento maravillosamente tierno que se vuelve aún más poderoso por el hecho de que, como mujer (y como mujer de condición humilde), Jesús, no obstante, eligió dirigirse a ella: algo que un hombre en la sociedad judía no habría hecho en público.

         Aquí es donde el magistral entretejido de estas historias se vuelve importante. Ahora recordamos que Jairo sabe que los minutos de su hija están contados y que no había tiempo que perder. Cuando Jesús accedió a venir de inmediato, sintió una gran esperanza de que su hija aún pudiera ser salvada de la muerte. Pero luego Jesús se detiene a investigar esta curación "sorpresa". De repente, la ansiedad de Jairo se multiplica por diez. Me imagino que empieza a mirar a Jesús con impaciencia, como para decir “Maestro, ¿no te importa que mi hija se esté muriendo? ¿Por qué pasas tiempo hablando con esta mujer?" La ansiedad, estoy seguro, habría sido palpable entre la multitud. No obstante, Jesús le da a la mujer recién sanada el tiempo para contar su historia para que pueda ser completamente restaurada.

         El retraso, como sabemos por la historia, significa que la hija de Jairo muere antes de que llegue Jesús. Ahora todos los que estaban en la casa—muchos de los cuales, estoy seguro, alentaron a Jairo a tener fe e ir a Jesús—ahora le dicen a Jesús que “se vaya”: la niña ha muerto, así que no hay nada más que pueda estar hecho. Su fe estaba únicamente en el poder de Jesús para sanar. Jesús reprendió su poca fe, sin embargo, y entró en la casa para mostrar que él es más que un sanador: sino que es, de hecho, “la resurrección y la vida”.

         Hermanos y hermanas, en estas dos historias encontramos una vez más el llamado a confiar en la presencia perdurable y salvadora de Dios en nuestras vidas. También vemos que no importa si somos alguien de estatus social: Dios se dirige a cada uno de nosotros personalmente e intencionalmente porque todos somos iguales a sus ojos. Finalmente, vemos que el poder de Dios realmente no tiene límites: que incluso la muerte—la separación del alma del cuerpo—no es algo que esté más allá del poder de Dios de controlar. Habiendo visto estas cosas, y habiendo experimentado estas cosas en nuestra propia vida como cristianos, estamos llamados una vez más a dar testimonio de ellas en nuestra vida. Estamos llamados a crear una “nueva normalidad” de apertura radical a los demás en la que nuestros hermanos y hermanas que nos rodean sean bienvenidos y llevados a un encuentro con Jesús, quien reprenderá las tormentas en sus vidas y restaurará la paz: la paz de saber que su presencia perdurable y salvadora está siempre con ellos. En este día del Señor, volvamos a pedirle al Espíritu Santo que nos muestre una forma en que podemos hacer realidad esta "nueva normalidad" durante la próxima semana.

         Al acercarnos hoy a este altar de acción de gracias, recordemos las curaciones que Dios ha obrado en nuestras vidas para unirlas a la ofrenda que presentaremos a Dios. Y al recibir la vida en sí mismo de este altar, que nos fortalezca para ser testigos de su poder y amor para todos que nos rodean.

Dado en la parroquia San Pablo: Marion, IN – 26 de junio, 2021