Sunday, January 29, 2023

To be honored by one we hold in high esteem

 Homily: 4th Sunday in Ordinary Time – Cycle A

         One of the things that I love about being a priest is that I have the privilege to be a conduit of God’s grace to his people.  I do this most obviously in the sacraments, the “sacred mysteries” in which God pours out his grace upon us who are open to receive it.  I do it also in more common ways, like when I am asked to give a blessing.  A blessing from an ordained minister (that is, a bishop, priest, or deacon) is considered a sacramental—that is, a way that we receive grace in a non-specific way—thus, I see it as a duty to respond generously when anyone asks for a blessing from me.  As I said, however, beyond being a duty, I love the fact that I can be a means through which you, God’s people, can receive grace from God.

         One of the cultural distinctions between Hispanics and Anglos that I have noticed is that Hispanics ask for blessings more frequently, often for no specific reason.  This happens frequently after Mass.  I must confess that sometimes I think that the person is asking for a blessing because they think it imparts some sort of magical shield over them that will protect them from bad things happening to them.  If true, this would be more superstition than true religion, since true religion trusts that God is with us, even if bad things happen to us, regardless of whether we receive these kinds of blessings.  But, I digress.  Regardless of the reason that a person asks for a blessing, I almost always offer it because God has empowered me to do so, and I’d much rather be guilty of being too generous with God’s blessings than not generous enough.  You all want to be blessed by God, and I am grateful to facilitate that whenever I can.

         In our Gospel reading today, Jesus makes repeated reference to those who are “blessed”.  Obviously, a desire to be “blessed” is a deep part of who we are as human beings.  However, this makes me pause and ask myself, “What does it mean to be ‘blessed’?”  As I think about it, one answer immediately comes forward: to be “blessed” is to be favored by God.  As I reflected on it more, however, I saw something that I thought was interesting—something that perhaps could add some depth to what it means to be “blessed”—and so I’d like to share it with you.

         The verb “to bless” comes from the Latin verb “benedicere”.  When you break down the Latin, “bene” and “dicere”, you can see that the verb literally means, “to speak well of somebody/something”.  “Dicere” means “to say/to speak” and “bene” means “well”.  I’m sure that you can see the close connection to the Spanish here, so I guess that I haven’t lost anybody yet, am I right?  Good.  Perhaps now we can see that to ask for a blessing is not just to seek God’s favor (which we might convince ourselves that he would only give reluctantly), but rather to ask that God “speak well” of us: that is, that he would speak of us positively, as if he delights in us.  Let me say that again: To ask for a blessing is to ask that God speak of us in such a way as to show that he delights in us.  This is much deeper than simply asking favors from God; this is a profoundly relational request. ///

         In this sense, therefore, to be “blessed” is to be honored by one whom we hold in high esteem.  When we are young, we are blessed when our parents or teachers praise us for a good work or deed that we accomplished.  When we are teens, we are blessed when our peers tell us how much they enjoy spending time with us.  When we are adults, we are blessed when our supervisors acknowledge our good work.  And, of course, we make others blessed whenever we honor them for who they are and for what they have done.  Being “blessed” is a sign that we are in a good relationship with someone whom we hold in high esteem, and it is something that deeply satisfies our human hearts.

         For those of us who have opened our hearts to a relationship with God, there is no one whom we hold in higher esteem than Him.  Thus, it is natural and good that we seek to be blessed by Him.  Left to our own nature, however, we would seek this by trying to prove ourselves worthy of his blessing, like children performing for their parents in order to earn their praise.  What Jesus reveals to us in our Gospel reading today is that the way to be blessed by God looks very different from what our natural instincts move us to do.  We naturally think that we must do extraordinary, flashy things in order to be noticed (and, therefore, blessed) by God.  The Beatitudes show us that God values the most un-notable behaviors among us: poverty of spirit, meekness, long-suffering, a desire for justice and peace, and the like.  This is good news!  Good news because it shows us that blessedness is something attainable for all of us.  Attainable, that is, if we are humble enough to pursue it.

         In the first reading from the prophet Zephaniah, God promises to guard and protect the humble and to favor them by not allowing them to experience exile.  This is a common theme throughout the Old Testament: that those who fear God, who seek justice, and who walk in humility will be blessed by God.  In the second reading, Saint Paul continues this theme by reminding the Corinthians that they have been blessed by God not because they were extraordinary in any way (he reminds them clearly that they certainly were not), but rather because they humbled themselves to be united to Christ crucified.  In both, the same good news is echoed: blessedness is attainable for us if we follow the path of humility.

         Friends, our Lord Jesus, the Second Person of the Divine Trinity—God himself—humbled himself to become “less than the angels”, one like us, so as to show us the way of righteousness and to redeem us from our sins.  In his human nature he was blessed by the Father because he followed the way of humility and sought always to do the Father’s will.  In doing so, he has shown us the way to receive the Father’s blessing, which our hearts desire.  Let us, therefore, give thanks today that our Good God has made his blessing so simple to attain.  And, as we go forth from here, let us boast in the Lord of his goodness to us as we strive to live the Beatitudes each and every day.  So that, by our witness and the power of the Holy Spirit, everyone with whom we come into contact might also receive God’s blessing and, thus, the eternal life won for us in Christ Jesus.

Given in Spanish at Our Lady of Mt. Carmel Parish: Carmel, IN

January 29th, 2023

Para ser honrado por uno que tenemos en alta estima

 Homilía: 4º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo A

         Una de las cosas que amo de ser sacerdote es que tengo el privilegio de ser un conducto de la gracia de Dios para su pueblo. Hago esto más obviamente en los sacramentos, los “sagrados misterios” en los que Dios derrama su gracia sobre nosotros que estamos abiertos a recibirla. También lo hago de formas más comunes, como cuando me piden que dé una bendición. Una bendición de un ministro ordenado (es decir, un obispo, sacerdote o diácono) se considera un sacramental—es decir, una forma en que recibimos la gracia de una manera no específica—por lo tanto, veo como un deber responder generosamente cuando alguien me pide una bendición. Sin embargo, como dije, más allá de ser un deber, me encanta el hecho de que puedo ser un medio a través del cual ustedes, el pueblo de Dios, pueden recibir la gracia de Dios.

         Una de las distinciones culturales entre hispanos y anglos que he notado es que los hispanos piden bendiciones con mayor frecuencia, a menudo sin motivo específico. Esto sucede con frecuencia después de la misa. Debo confesar que a veces pienso que la persona está pidiendo una bendición porque cree que imparte algún tipo de escudo mágico sobre ellos que los protegerá de que les sucedan cosas malas. De ser cierto, esto sería más superstición que verdadera religión, ya que la verdadera religión confía en que Dios está con nosotros, incluso si nos suceden cosas malas, independientemente de si recibimos este tipo de bendiciones. Pero yo divago. Independientemente de la razón por la que una persona pide una bendición, casi siempre la ofrezco porque Dios me ha dado poder para hacerlo, y prefiero ser culpable de ser demasiado generoso con las bendiciones de Dios que no ser lo suficientemente generoso. Todos ustedes quieren ser bendecidos por Dios, y estoy agradecido de facilitar eso cada vez que puedo.

         En nuestra lectura del Evangelio de hoy, Jesús hace repetidas referencias a aquellos que son “dichosos”. Obviamente, el deseo de ser “dichoso” es una parte profunda de lo que somos como seres humanos. Sin embargo, esto me hace hacer una pausa y preguntarme: "¿Qué significa ser ‘dichoso’?" Mientras pienso en ello, surge inmediatamente una respuesta: ser “dichoso” es ser favorecido por Dios. Sin embargo, a medida que reflexionaba más sobre ello, vi algo que me pareció interesante, algo que tal vez podría agregar algo de profundidad a lo que significa ser “dichoso”, y por eso me gustaría compartirlo con ustedes.

         En la traducción latín de la biblia, se pone la palabra “beati” en la boca de Jesús para describir los “bienaventurados” al comienzo de este famoso sermón.  También se puede traducir esta palabra en español con la palabra “bendecidos”.  No hay contradicción aquí porque, para los fieles a Dios, estar “bendecido” de Dios es estar “dichoso”.  Por los que tradujeron las escrituras en español, la palabra “dichoso” parecía mejor para expresar lo que Jesús quería decir: Ellos que les encuentren dichosos en el reino de Dios son los que tienen menos en este mundo.  Lo que me dio una perspectiva diferente, sin embargo, era ver la traducción de la palabra “beati” con la palabra “bendecidos”.  Por lo tanto, demos un vistazo a esta idea.

         El verbo “bendecir” proviene del verbo latino “benedicere”. Cuando analiza el latín, "bene" y "dicere", puede ver que el verbo literalmente significa "hablar bien de alguien/algo". “Dicere” significa “decir/hablar” y “bene” significa “bien”. Estoy seguro de que puede ver la conexión con el español aquí, así que supongo que todavía no he perdido a nadie, ¿verdad? Bueno. Quizá ahora podamos ver que pedir una bendición no es sólo buscar el favor de Dios (que podríamos convencernos de que él sólo daría de mala gana), sino pedir que Dios “habla bien” de nosotros: es decir, que Él hablaría de nosotros positivamente, como si se deleitara en nosotros. Permítanme decirlo de nuevo: pedir una bendición es pedir que Dios hable de nosotros de tal manera que muestre que se deleita en nosotros. Esto es mucho más profundo que simplemente pedir favores a Dios o de estar dichoso; esta es una petición profundamente relacional. ///

         En este sentido, por lo tanto, ser “bendecido” es ser honrado por alguien a quien tenemos en alta estima. Cuando somos jóvenes, somos bendecidos cuando nuestros padres o maestros nos alaban por una buena obra o acción que realizamos. Cuando somos adolescentes, somos bendecidos cuando nuestros compañeros nos dicen cuánto disfrutan pasar tiempo con nosotros. Cuando somos adultos, somos bendecidos cuando nuestros supervisores reconocen nuestro buen trabajo. Y, por supuesto, bendecimos a los demás cuando los honramos por lo que son y por lo que han hecho. Ser “bendecido” es señal de que estamos en una buena relación con alguien a quien tenemos en alta estima, y es algo que satisface profundamente nuestro corazón humano.

         Para aquellos de nosotros que hemos abierto nuestros corazones a una relación con Dios, no hay nadie a quien tengamos en mayor estima que a Él. Por lo tanto, es natural y bueno que busquemos ser bendecidos por Él. Sin embargo, abandonados a nuestra propia naturaleza, buscaríamos esto tratando de demostrar que somos dignos de su bendición, como niños que actúan para sus padres para ganar su alabanza. Lo que Jesús nos revela en nuestra lectura del Evangelio de hoy es que la forma de ser bendecidos por Dios se ve muy diferente de lo que nuestros instintos naturales nos mueven a hacer. Naturalmente, pensamos que debemos hacer cosas extraordinarias y llamativas para ser notados (y, por lo tanto, bendecidos) por Dios. Las bienaventuranzas nos muestran que Dios valora los comportamientos más insignificantes entre nosotros: la pobreza de espíritu, el luto, el sufrimiento con paciencia, el deseo de justicia y paz, y similares. ¡Estas son buenas noticias! Buenas noticias porque nos muestran que la bienaventuranza es algo alcanzable para todos nosotros. Alcanzable, es decir, si somos lo suficientemente humildes como para perseguirlo.

         En la primera lectura del profeta Sofonías, Dios promete guardar y proteger a los humildes y favorecerlos no permitiéndoles experimentar el exilio. Este es un tema común en todo el Antiguo Testamento: que aquellos que temen a Dios, que buscan la justicia, y que caminan en humildad, serán bendecidos por Dios. En la segunda lectura, San Pablo continúa este tema recordando a los corintios que han sido bendecidos por Dios no porque fueran extraordinarios de alguna manera (les recuerda claramente que ciertamente no lo eran), sino porque se humillaron para estar unidos a Cristo crucificado. En ambos resuena la misma buena noticia: la bienaventuranza es alcanzable para nosotros si seguimos el camino de la humildad. ///

         Hermanos, nuestro Señor Jesús, la Segunda Persona de la Trinidad Divina—Dios mismo—se humilló a sí mismo para hacerse “menos que los ángeles”, uno como nosotros, para mostrarnos el camino de la justicia y redimirnos de nuestros pecados. En su naturaleza humana fue bendecido por el Padre porque siguió el camino de la humildad y buscó siempre hacer la voluntad del Padre. Al hacerlo, nos ha mostrado el camino para recibir la bendición del Padre, que nuestro corazón desea. Pues, demos gracias hoy que nuestro Buen Dios haya hecho tan fácil alcanzar su bendición. Y, al salir de aquí, gloriémonos en el Señor por su bondad hacia nosotros mientras nos esforzamos por vivir las Bienaventuranzas todos los días. Para que, por nuestro testimonio y el poder del Espíritu Santo, todos aquellos con los que entremos en contacto reciban también la bendición de Dios y, así, la vida eterna ganada para nosotros en Cristo Jesús.

Dado en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen: Carmel, IN

29 de enero, 2023

Monday, January 23, 2023

A través de la oscuridad hacia una nueva luz

 Homilía: 3º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo A

         Hace diez años, acababa de cumplir mis primeros seis meses como sacerdote. Mi pastor, el Padre Mike, pensó que sería una buena idea que regresara a Guatemala (donde estudié español por primera vez) para evaluar cómo me estaba yendo en español y tomar algunas lecciones que podrían mejorar mi español. Me encantó mi tiempo en Guatemala cuando visité por primera vez y, por lo tanto, no hace falta decir que apoyé con entusiasmo esta idea.

         Cuando llegué a Guatemala, me sentía bien acerca de cómo me iba en español. Sabía que todavía estaba tropezando con muchas palabras y con las conjugaciones correctas, pero pensé que había mejorado mucho y confiaba en que este viaje me ayudaría a pasar al siguiente nivel. Los primeros días que pasé con mi maestra, sin embargo, revelaron algo diferente.

         En esos primeros días, hablé con confianza con mi maestra. Sin embargo, rápidamente me frustré, ¡ya que parecía que estaba corrigiendo casi todas las oraciones que traté de decir! Al final del segundo día, estaba tan frustrado que me detuve y le dije: “¿Qué idioma he estado hablando? ¡Obviamente, no era español!”. Con calma me aseguró que era español lo que estaba tratando de hablar, pero que, en mi esfuerzo por comunicarme sin una gran capacidad en el idioma, había desarrollado algunos hábitos de hablar que eran incorrectos. Me aseguró que podría ayudar a corregir estos hábitos en los próximos días.

         Cuando me fui de Guatemala todavía estaba frustrado y mucho menos confiado en mí habilidad para hablar español. Mi maestra me había hecho muy consciente de cómo estaba hablando y así, después de regresar a la parroquia, me encontré muy indeciso de hablar en español. Me sentí abatido y durante los meses siguientes, consciente de todas las formas en que había estado hablando incorrectamente, seguí encontrándome con mis malos hábitos, en lugar de encontrar los nuevos hábitos correctos. Esto fue un gran revés para mí y no estaba seguro de poder recuperarme.

         Finalmente, alrededor del comienzo de la Cuaresma de ese año, algo se abrió paso. Sin ningún cambio particular en mi comportamiento, algo “cambió” en mi cerebro y comencé a usar más palabras y conjugaciones correctas, en lugar de encontrarme con las barreras de mis malos hábitos. Fue como si una nueva luz comenzara a brillar en la oscuridad que desbloqueó mi capacidad para participar en el ministerio pastoral de una manera más efectiva. Como todos saben, estoy seguro, todavía estoy lejos de ser perfecto, y es probable que algunos de mis malos hábitos hayan regresado, pero no me he sentido inseguro de mi capacidad para corregirme a mí mismo desde que ocurrió ese avance. (¡Por esto, estoy agradecido ya que ha desbloqueado las bendiciones de ministrarles a todos ustedes!)

         Creo que, si alguno de nosotros reflexiona sobre su vida, cada uno encontrará situaciones en las que nos encontramos con alguna adversidad que amenazó nuestro logro o prosperidad, y que nos hizo sentir abatidos o rechazados de alguna manera. Una reparación o renovación en su casa que pensó que podría hacer usted mismo y que terminó llamando a un profesional para que la terminara. Un ascenso en el trabajo que estaba seguro de que le había ganado, solo para ver que se lo dieron a otra persona. Un examen para la que creía estar preparado y acaba reprobado. Quizás lo que también encontramos, sin embargo, es que a través de la humildad y la aceptación de nuestras limitaciones pudimos desbloquear nuevos niveles de confianza y capacidad que nos hicieron más resistentes a futuros encuentros con la adversidad, como si una nueva luz estuviera brillando en nuestras vidas.

         En la primera lectura de hoy, escuchamos la profecía de Isaías de que una tierra que, en un momento, parecía ser rechazada por Dios (las tierras de Zabulón y Neftalí), ahora sería favorecida por él. Isaías describe este cambio en las bellas palabras poéticas que recordamos de nuestra celebración de la Navidad: “El pueblo que habitaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció.” Por supuesto, en el contexto de nuestra Misa de hoy, Isaías está anticipando la venida de Cristo a esas mismas tierras—el área de Galilea que conocemos tan bien por los Evangelios—donde se manifestó como el Mesías tan esperado, trayendo una gran luz a esa gente y a la gente de todos los tiempos. Sin embargo, también podemos ver cómo Dios nos está mostrando cómo nos enseña: que a menudo nos permitirá sufrir algún tipo de rechazo para enseñarnos la humildad y la perseverancia, pero luego abre nuevas oportunidades para nosotros que no podríamos haber realizado si no hubiéramos crecido primero en resiliencia debido a la adversidad. En otras palabras, Dios nos permite experimentar la oscuridad de la adversidad para que podamos experimentar un mayor gozo y confianza cuando su luz atraviesa esa oscuridad para abrir nuevas oportunidades para nosotros.

         Reflexionando sobre el Evangelio de hoy, me pregunto si Jesús “se retiró” a la tierra de Galilea porque se sintió abatido por el arresto de Juan el Bautista. Me pregunto, entonces, si no se hubiera retirado, ¿habría elegido a Pedro y Andrés, Santiago y Juan, o habría elegido a otros? Ciertamente no podemos saberlo con certeza, pero ese momento de adversidad ciertamente movió a Jesús en una nueva dirección que abrió para él (y para sus primeros discípulos) nuevas oportunidades que quizás no haya tenido.

         Quizás no tengamos mejor ejemplo para nosotros que lo que celebramos este fin de semana en nuestra nación. Durante los últimos 49 años, hombres y mujeres de buena voluntad han marchado en Washington D.C. para protestar por la protección legal del aborto en este país. A lo largo de estos años, la mayoría de nosotras sentimos que la oscuridad del aborto nunca nos dejaría. Sin embargo, perseveramos en la fe y la humildad y el año pasado brilló una gran luz en nuestras tinieblas: ¡se eliminó la protección absoluta del aborto en este país! A partir de esta luz, se ha desbloqueado en nosotros una nueva confianza y capacidad para hacer más y más para proteger las vidas de los niños por nacer y ayudar a sus madres. Sin ese tiempo de oscuridad, no estoy seguro si estaríamos listos para hacer todo lo que se necesita hoy.

         Mis hermanos y hermanas, estas lecturas y lo que nos revelan son para nosotros un signo de la gran riqueza de la Palabra de Dios. Mientras reflexionamos este fin de semana sobre esta gran riqueza, demos gracias a Dios porque se ha hecho cognoscible y conocido. Démosle gracias también por las adversidades que hemos vivido (y, quizás, estamos viviendo ahora) y por la luz nueva que ha traído (o está trayendo) a nuestra vida a través de ellas. Finalmente, habiendo visto cómo, a lo largo de la historia, ha llevado a su pueblo fiel a través de cada adversidad a su gloria, comprometámonos a confiar en Dios y a caminar fielmente con él cada día mientras nos conduce a través de esta oscuridad hacia la plenitud de su luz: el reino de los cielos que, aun ahora, está aquí, presente entre nosotros.

Dado en español y ingles en la parroquia de San Pablo: Marion, IN

21 de enero, 2023

Dado en la parroquia de San Jose: Delphi, IN y Nuestra Señora del Carmen: Carmel, IN – 22 de enero, 2023

Through darkness into a new light

 Homily: 3rd Sunday in Ordinary Time – Cycle A

         Ten years ago, I had just completed my first six months as a priest.  My pastor, Father Mike, thought it would be a good idea for me to return to Guatemala (where I first studied Spanish) in order to assess how I was doing in Spanish and to take some lessons that could improve my Spanish.  I loved my time in Guatemala when I first visited and so, needless to say, I enthusiastically supported this idea!

         As I arrived in Guatemala, I was feeling good about how I was doing in Spanish.  I knew that I was still stumbling over a lot of words and in using the correct conjugations, but I thought that I had improved a lot and I was confident that this trip would help me move to the next level.  The first days that I spent with my teacher, however, revealed something different.

         In those first days, I spoke confidently with my teacher.  Quickly, though, I became frustrated, as it seemed like she was correcting almost every sentence I tried to say!  By the end of the second day, I was so frustrated that I stopped and said to her, “What language have I been speaking? Obviously, it wasn’t Spanish!”  She calmly assured me that it was Spanish that I was trying to speak, but that, in my effort to communicate without a strong capacity in the language, I had developed some habits of speaking that were incorrect.  She assured me that she could help correct these habits over these next days.

         By the time that I left Guatemala I was still frustrated and way less confident in my ability to speak Spanish.  My teacher had made me very self-conscious about how I was speaking and so, after I returned to the parish, I found myself very hesitant to speak in Spanish.  I felt dejected and for months following, aware of all the ways I had been speaking incorrectly, I kept running into my bad habits, instead of finding the correct new habits.  This was a huge setback for me and I wasn’t sure I could recover.

         Finally, around the beginning of Lent that year, something broke through.  Without any particular change in my behavior, something “switched” in my brain and I started using more of the correct words and conjugations, instead of running into the barriers of my bad habits.  It was like a new light started to shine in the darkness that unlocked my capacity to engage in pastoral ministry in a more effective way.  I’m still far from perfect, and some of my bad habits have likely crept back in, but I haven’t felt unsure of my capability to correct myself since that breakthrough occurred.

         I think that if any of us reflects on our lives, we will each find situations in which we encountered some adversity that threatened our achievement or prosperity, and which caused us to feel dejected or rejected in some way.  A repair or renovation in your house that you thought you could do yourself that you ended up calling a professional to finish.  A promotion at work that you were sure you had earned, only to see it go to someone else.  A test for which you thought you were prepared that you ended up failing.  Perhaps what we also found, however, is that through humility and an acceptance of our limitations we were able to unlock new levels of confidence and ability that made us more resilient to future encounters with adversity, as if a new light was shining into our lives.

         In today’s first reading, we heard the prophecy of Isaiah that a land that, at one time, appeared to be rejected by God (the lands of Zebulun and Naphtali), would now become favored by him.  Isaiah describes this change in the beautifully poetic words that we remember from our celebration of Christmas: “The people who walked in darkness have seen a great light; upon those who dwelt in the land of gloom a light has shone.”  Of course, in the context of our Mass today, Isaiah is anticipating the coming of Christ to those same lands—the area of Galilee that we know so well from the Gospels—where he manifested himself as the long-awaited Messiah, bringing a great light to those people and to people of all time.  Nevertheless, we can also see how God is showing us how he teaches us: that he will often allow us to suffer some sort of rejection in order to teach us humility and perseverance, but then unlocks new opportunities for us that we couldn’t have realized had we not first grown in resilience due to the adversity.  In other words, God permits us to experience the darkness of adversity so that we might experience greater joy and confidence when his light breaks through that darkness to unlock new opportunities for us.

         Reflecting on today’s Gospel, I wonder if Jesus “withdrew” to the land of Galilee because he felt dejected by the arrest of John the Baptist.  I wonder, then, if he hadn’t withdrawn, would he have chosen Peter and Andrew, James and John, or would he have chosen others?  We certainly can’t know for sure, but that moment of adversity certainly moved Jesus in a new direction that unlocked for him (and for his first disciples) new opportunities that he might not have had.

         Perhaps we have no better example for us than what we celebrate this weekend in our nation.  For the past 49 years, men and women of good will have marched in Washington D.C. to protest the legal protection of abortion in this country.  Throughout these years, most of us felt that the darkness of abortion would never leave us.  Nonetheless, we persevered in faith and humility and last year a great light shone into our darkness: the absolute protection of abortion in this country was eliminated!  From this light, new confidence and capacity has been unlocked in us to do more and more to protect the lives of unborn children and to help their mothers.  Without that time of darkness, I’m not sure if we’d be ready to do all that is needed today.

         My brothers and sisters, these readings and what they reveal to us are a sign to us of the great richness of the Word of God.  As we reflect this weekend on this great richness, let us give thanks to God that he has made himself both knowable and known.  Let us also give him thanks for the adversities that we have experienced (and, perhaps, we are experiencing now) and for the new light that he has brought into (or is bringing into) our lives through them.  Finally, having seen how, throughout history, he has brought his faithful people through each adversity into his glory, let us commit ourselves to trust God and to walk faithfully with him each day as he leads us through this darkness into the fullness of his light: the kingdom of heaven which, even now, is here, present among us.

Given in English and Spanish at Saint Paul Parish: Marion, IN

January 21st, 2023

Sunday, January 15, 2023

Ordinary Time is not ordinary

 Homily: 2nd Sunday in Ordinary Time – Cycle A

         This week the Church transitioned back into Ordinary Time.  Perhaps for most of you the switch was rather unremarkable.  Generally these transitions are pretty smooth for me, too, but because of my vocation, I can never just “roll through” them with little notice.  In the breviary, which is the book of prayers from which all priests must pray every day, there’s always a little note at the end of a season.  For example, this past Monday was the feast of the Baptism of the Lord, which officially ended the Christmas season in the Church.  At the end of Evening Prayer there’s a simple note that says: “After the feast of the Baptism of the Lord, Ordinary Time begins.”  Even though I know that this is coming, I almost always pause when I read that and think to myself: “[sigh] Suddenly, everything just feels so… ordinary.”

         This can be how we feel, right?  How many of you were lamenting to put away Christmas and get back to the “rest of your life”?  We know that we can’t live our lives in constant celebration, and that we have to get back to work and school, and so we go back to “ordinary” things and we leave Christmas, and all the excitement of celebrating Christ’s birth, packed away in boxes until next year.  Can you see that there’s a problem with this, especially when we apply it to our lives of faith?

         “Ordinary Time” never means “just go back to doing what you were doing before”.  Rather, Ordinary Time is the time to take all of the blessings that you received during the celebratory season (like those new things that you received at Christmas) and apply them to your everyday life so as to help renew your everyday life and thus grow as a Christian disciple.  Ordinary Time is the time in which we engage the hard work of growing in holiness.  It is not “throwaway” time in between the great seasons of Advent/Christmas and Lent/Easter, rather it’s valuable time given to us so that we might produce fruit in the world for God’s kingdom.

         And so, let me remind all of you of something: holiness is a great privilege to which we have been called.  This is what Saint Paul says to us in the second reading: that we are “called to be holy”.  He says these words as if it is an exclusive gift that not everyone is chosen to receive.  In reality holiness is unobtainable by ourselves; and so to be chosen to receive it is a great privilege.  Yet, how often do we see it as a burden!  “Well, I guess I ought to be holy today… ugh!”  To be holy is difficult and if we weren’t called to be holy we wouldn’t be able to obtain it ourselves, but we are called and so we can obtain it.  The problem, it seems, is that we’ve lost touch with the understanding of the amazing gift that holiness is; and so we’ve lost the ambition to become holy, even though we’ve been called to it.

         If we have, indeed, lost touch with the understanding of what a gift holiness is, then how do we turn back to see it?  We have to embrace what is essential, once again.  We have to embrace those essential works of the spiritual life: Mass, prayer, confession, mortification, reading, devotion to Mary and the saints, etc.  In order to for this to be fruitful, however, we first need to re-center our hearts and our lives on what is essential: that is, on Christ, himself.  John the Baptist, in today’s Gospel reading has to point out Jesus to his followers—men and women who were flocking to him to receive his baptism of repentance.  They were so caught up in the work of repenting, that they were missing the reason for their repentance—Christ, himself, walking among them.  Today, if I can be so bold, in order to inspire us as we enter into Ordinary Time, I’d like to do the same for all of you.

         We, as Catholic Christians, have as our purpose to be a Christ-centered people.  This purpose is realized when both our faith is active and when our love for Christ in the Eucharist is fervent.  The Eucharist, of course, in which Jesus is truly present to us, Body, Blood, Soul, and Divinity, is where we have the opportunity to unite most perfectly in the Heart of Jesus.  Love of the Eucharist, therefore, is the most perfect way to become and remain a Christ-centered people.

         Now, if we say that our purpose is to be a Christ-centered people, and that Christ is truly present to us, in the fullness of his Body, Blood, Soul, and Divinity, in the Eucharist, and in the Blessed Sacrament that we reserve in the tabernacle and in our adoration chapel, then we have to ask ourselves a question: is that demonstrably obvious to anyone who knows us?

         When I first started to attend this parish twenty years ago, the adoration chapel was just being constructed.  Father Richard (and Monsignor Duncan before him) knew that having parishioners praying before Jesus in the Blessed Sacrament every day, throughout the day, would be the fuel that would motivate and power everything else that we would do as a parish.  Let me tell you, they were right.

         In my own experience, committing myself to making the celebration of the Eucharist the most important thing in my life and making it a priority to spend a minimum of one hour a week in adoration of Christ in the Blessed Sacrament—that is, striving to become completely Christ-centered in my life—completely changed my life for the better.  Well before I discovered my vocation to the priesthood, becoming Christ-centered in my life in this way changed my attitude towards life and the things of this world.  I found grace to deal with the ups and downs of this world and my relationships with my family, friends, and co-workers all improved as a result.  Now, nearly twenty years later, I can say that the same is still true: being Christ-centered in this way remains the most important thing in my life, and so I encourage each of you to examine your lives—individually and as families—to explore how you can be more Christ-centered in 2023. ///

         My dear brothers and sisters, Ordinary Time in the Church is never ordinary.  Nevertheless, this year, as we enter into this Ordinary Time, we have a special opportunity to embrace this time for what it is: a time to heed the call to be holy by re-centering ourselves on Christ through our love of the Eucharist.  I pray that the power of Christ that we receive in this Eucharist will inspire you to engage more deeply in this bold work of allowing our Lord to strengthen this parish as a place that proclaims from every side the proclamation of John the Baptist, “Behold the Lamb of God!”—so that we, along with all those around us, might encounter him anew and say once again (or, perhaps, for the first time) those words that bring us salvation: “Now I have seen and testified that He is the Son of God.”

Given in Spanish at Our Lady of Mt. Carmel Parish: Carmel, IN

January 15th, 2023

El Tiempo Ordinario no es ordinario

 Homilía: 2º Domingo en el Tiempo Ordinario – Ciclo A

         Esta semana la Iglesia hizo la transición de regreso al Tiempo Ordinario. Tal vez para la mayoría de ustedes el cambio fue bastante común. En general, estas transiciones también son bastante suaves para mí, pero debido a mi vocación, nunca puedo simplemente "pasarlas" sin previo aviso. En el breviario, que es el libro de oraciones del que todos los sacerdotes deben orar todos los días, siempre hay una pequeña nota al final de una temporada. Por ejemplo, el pasado lunes fue la fiesta del Bautismo del Señor, que dio por finalizada oficialmente la temporada navideña en la Iglesia. Al final de la Oración de la Tarde hay una nota simple que dice: “Después de la fiesta del Bautismo del Señor, comienza el Tiempo Ordinario”. Aunque sé que esto se avecina, casi siempre hago una pausa cuando lo leo y pienso: "[suspiro] De repente, todo se siente tan... ordinario".

         Esto puede ser lo que sentimos, ¿verdad? ¿Cuántos de ustedes se lamentaban por dejar de lado la Navidad y volver al “resto de su vida”? Sabemos que no podemos vivir nuestras vidas en constante celebración, y que tenemos que volver al trabajo y a la escuela, y entonces volvemos a las cosas “ordinarias” y dejamos la Navidad, y toda la emoción de celebrar el nacimiento de Cristo, empacado en cajas hasta el próximo año. ¿Puedes ver que hay un problema con esto, especialmente cuando lo aplicamos a nuestras vidas de fe?

         “Tiempo Ordinario” nunca significa “simplemente vuelve a hacer lo que estabas haciendo antes”. Más bien, el Tiempo Ordinario es el momento de tomar todas las bendiciones que recibiste durante la temporada de celebración (como esas cosas nuevas que recibiste en Navidad) y aplicarlas a tu vida diaria para ayudar a renovar tu vida diaria y así crecer como un discípulo cristiano. El Tiempo Ordinario es el tiempo en el que nos dedicamos al arduo trabajo de crecer en santidad. No es un tiempo “desechable” entre las grandes temporadas de Adviento/Navidad y Cuaresma/Pascua, sino que es un tiempo valioso que se nos da para que podamos producir frutos en el mundo para el reino de Dios.

         Por eso, permítanme recordarles algo a todos: la santidad es un gran privilegio al que hemos sido llamados. Esto es lo que nos dice San Pablo en la segunda lectura: que Dios nos “santificó en Cristo Jesús” y que somos “su pueblo santo”. Él dice estas palabras como si fuera un regalo exclusivo que no todos son elegidos para recibir. En realidad, la santidad es inalcanzable por nosotros mismos; y por eso ser elegido para recibirlo es un gran privilegio. Sin embargo, ¡cuántas veces lo vemos como una carga! "Bueno, supongo que debería ser santo hoy... ¡uf!" Ser santos es difícil y si no fuéramos llamados a ser santos no podríamos lograrlo nosotros mismos, pero estamos llamados y así podemos lograrlo. El problema, al parecer, es que hemos perdido el contacto con la comprensión del maravilloso regalo que es la santidad; y así hemos perdido la ambición de ser santos, aunque hemos sido llamados a ello.

         Si, de hecho, hemos perdido el contacto con la comprensión de lo que es un don de santidad, entonces, ¿cómo volvemos atrás para verlo? Tenemos que abrazar lo esencial, una vez más. Tenemos que abrazar aquellas obras esenciales de la vida espiritual: Misa, oración, confesión, mortificación, lectura, devoción a María y a los santos, etc. Pero para que esto sea fructífero, primero necesitamos volver a centrar nuestros corazones y nuestras vidas en lo esencial: esto es, en Cristo mismo. /// Juan el Bautista, en la lectura del Evangelio de hoy, tiene que señalar a Jesús a sus seguidores—hombres y mujeres que acudían a él para recibir su bautismo de arrepentimiento. Estaban tan absortos en la obra del arrepentimiento, que se perdían la razón de su arrepentimiento: Cristo mismo, caminando entre ellos. Hoy, si puedo ser tan audaz, para inspirarnos al entrar en el Tiempo Ordinario, me gustaría hacer lo mismo con todos ustedes.

         Nosotros, como cristianos católicos, tenemos como propósito ser un pueblo centrado en Cristo. Este propósito se realiza cuando nuestra fe es activa y cuando nuestro amor por Cristo en la Eucaristía es ferviente. La Eucaristía, por supuesto, en la que Jesús está realmente presente para nosotros, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, es donde tenemos la oportunidad de unirnos más perfectamente en el Corazón de Jesús. El amor a la Eucaristía, por lo tanto, es la forma más perfecta de llegar a ser y seguir siendo un pueblo centrado en Cristo.

         Ahora bien, si decimos que nuestro propósito es ser un pueblo centrado en Cristo, y que Cristo está verdaderamente presente en nosotros, en la plenitud de su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en la Eucaristía y en el Santísimo Sacramento que reservamos en el tabernáculo y en nuestra capilla de adoración, entonces tenemos que hacernos una pregunta: ¿es eso demostrablemente obvio para cualquiera que nos conozca? ///

         Cuando comencé a asistir a esta parroquia hace veinte años, recién se estaba construyendo la capilla de adoración. El Padre Richard (y Monseñor Duncan antes que él) sabían que tener feligreses orando ante Jesús en el Santísimo Sacramento todos los días, durante todo el día, sería el combustible que motivaría y potenciaría todo lo demás que haríamos como parroquia. Déjame decirte que tenían razón.

         En mi propia experiencia, comprometerme a hacer de la celebración de la Eucaristía lo más importante de mi vida y dar prioridad a dedicar un mínimo de una hora a la semana a la adoración de Cristo el Santísimo—es decir, esforzarme por volverme completamente centrado en Cristo en mi vida—cambió completamente mi vida para mejor. Mucho antes de descubrir mi vocación al sacerdocio, volviendo para estar centrado en Cristo de esta manera en mi vida cambió mi actitud hacia la vida y las cosas de este mundo. Encontré gracia para lidiar con los altibajos de este mundo y, como resultado, mis relaciones con mi familia, amigos, y compañeros de trabajo mejoraron. Ahora, casi veinte años después, puedo decir que sigue siendo cierto: estar centrado en Cristo de esta manera sigue siendo lo más importante en mi vida; por lo que animo a cada uno de ustedes a examinar sus vidas—individualmente y como familias—para explorar cómo puede estar más centrado en Cristo en este año 2023. ///

         Mis queridos hermanos y hermanas, el Tiempo Ordinario en la Iglesia nunca es ordinario. Sin embargo, este año, al entrar en este Tiempo Ordinario, tenemos una oportunidad especial de abrazar este tiempo por lo que es: un tiempo para atender el llamado a ser santos al volver a centrarnos en Cristo a través de nuestro amor por la Eucaristía. Oro para que el poder de Cristo que recibimos en esta Eucaristía los inspire a comprometerse más profundamente en este trabajo audaz de permitir que nuestro Señor fortalezca esta parroquia como un lugar que proclama desde todos lados la proclamación de Juan el Bautista: "Este es el Cordero de Dios”, para que nosotros, junto con todos los que nos rodean, podamos encontrarlo de nuevo y decir una vez más (o, quizás, por primera vez) esas palabras que nos traen la salvación: “Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que este es el Hijo de Dios”.

Dado en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen: Carmel, IN

15 de enero, 2023

Sunday, January 8, 2023

Una realización que le mueve en una nueva dirección.



 Homilía: La Epifanía del Señor – Ciclo A

         En su definición más básica, una epifanía es “un momento de realización o percepción repentina”. En otras palabras, es ese momento el que te hace parar y decir “¡ah, ya entiendo!”. Esto generalmente ocurre después de haber estado pensando mucho sobre algo: un problema de matemáticas que simplemente no parece funcionar, la palabra que falta en un crucigrama, esa falla en su sistema en el trabajo que no puede identificar, o cómo vas a llevar a tus hijos a tres lugares diferentes al mismo tiempo con solo un carro. Ya sea grande o pequeña, una epifanía es un momento en el que rompes la barrera del desconocimiento para encontrar la respuesta que estabas buscando.

         Como puede ver, una epifanía requiere algo de trabajo por adelantado. No es una epifanía mirar hacia abajo en la banqueta y encontrar un billete de cinco dólares. Buena fortuna, sí, pero una epifanía, no. Una epifanía, más bien, requiere una inmersión profunda en el tema—una búsqueda, un anhelo de una respuesta—de modo que la realización de la respuesta se conozca de inmediato. Por ejemplo, cuando Isaac Newton descubrió la ley de la gravedad, ya había pasado muchos años como matemático y físico. Así, cuando vio caer la manzana del árbol (o, como dice la leyenda, cuando la manzana cayó sobre su cabeza mientras dormía debajo del árbol), ya tenía un marco de referencia para darle sentido. Era algo nuevo, sin duda, pero nació de muchos años de intenso estudio.

         Estos nuevos conocimientos, al parecer, siempre mueven a quienes los reciben en una nueva dirección. Isaac Newton pudo avanzar y expandir su estudio de la física de una manera nueva debido a su percepción sobre la fuerza de la gravedad. Un ejemplo un poco más cercano a casa: la idea de que uno podría encontrar mayor libertad, seguridad y prosperidad aquí en este país ha llevado a millones de personas a tomar una nueva dirección para sus vidas. Y así vemos que una epifanía no es solo “un momento de realización o percepción repentina”, sino también que esta percepción es la que mueve a quien la recibe en una nueva dirección. ///

         La palabra “epifanía”, sin embargo, también se usa para describir una “manifestación de un ser divino o sobrenatural”. Combinando estas dos definiciones, podríamos decir que una epifanía es una revelación de algo (o alguien) previamente desconocido que brinda una nueva perspectiva y, por lo tanto, mueve a quienes lo conocen en una nueva dirección.

         Los tiempos de Adviento y Navidad están llenos de epifanías que están registradas para nosotros en las Escrituras. Primero, en Adviento, recordamos la epifanía del ángel Gabriel a María de que Dios se manifestaría en su vientre. Cuando María recibiera esta manifestación de Dios, definitivamente su vida tomaría una nueva dirección. También José, cuando en un sueño recibió la epifanía del ángel, tendría que moverse en una nueva dirección. La prima de María, Isabel, y su esposo, Zacarías, también enfrentaron una nueva dirección para sus vidas cuando un ángel les anunció el nacimiento de un hijo: un hijo que iría delante del Mesías venidero para preparar su camino.

         Ahora, en Navidad, hemos estado recordando la epifanía de los ángeles a los pastores en la noche del nacimiento de Cristo y cómo los movió a dejar los campos y sus rebaños para buscar al rey recién nacido. Hemos estado recordando también la epifanía de Simeón y Ana en el templo cuando María y José llevaron a Jesús para que lo circuncidaran al octavo día después de su nacimiento y cómo los movió a reconocer el cumplimiento de todas las promesas de Dios. Y mañana recordaremos la epifanía de Jesús como el Hijo de Dios en su bautismo por Juan en el río Jordán y cómo comenzaría la nueva dirección del ministerio público para él y la nueva dirección de un retiro del ministerio público para Juan. En cada uno de estos momentos, vemos a personas que buscaban una idea o una revelación que luego se movieron hacia una nueva dirección en sus vidas una vez que la recibieron.

         Hoy, nos enfocamos en la epifanía de los magos—la manifestación del Dios de Israel a los “magos del oriente”—y leemos cómo los movió en una “nueva dirección”; y vemos un gran contraste en esta historia hoy entre el rey Herodes y la élite religiosa de los judíos y estos magos del este.

         Me parece extremadamente revelador que, en la historia que contamos del Evangelio de Mateo, los "magos" notan una gran estrella que había aparecido en el cielo—una estrella lo suficientemente brillante como para ser notada y que permaneció allí el tiempo suficiente para que ellos pudieran viajar un largo camino desde el oriente hasta Jerusalén para encontrarlo—pero que el rey Herodes y los principales sacerdotes y los escribas del pueblo no parecían haberlo visto. Los magos buscaban una señal y así respondieron cuando “vieron surgir su estrella”. El rey Herodes, por otro lado, estaba más preocupado por mantener y aprovechar su poder; y así, aunque esta nueva luz apareció en el cielo, la epifanía no le fue concedida. /// Y así vemos una vez más que una epifanía se recibe solo cuando buscamos algo por primera vez.

         Mis hermanos y hermanas, la verdad es que Dios quiere que cada uno de nosotros tenga una epifanía. Quizás muchos de ustedes no son conscientes de que es posible tener una relación personal con Jesús, el Hijo de Dios e Hijo de María. Sin embargo, Dios envió a su Hijo a nacer como ser humano no sólo para salvarnos de nuestros pecados muriendo en la Cruz y resucitando de entre los muertos, sino también para manifestarse a sus amadas criaturas y así hacer posible una profunda y personal relación con él: una relación que nos mueve en una dirección nueva y positiva.

         Sin embargo, para recibir esto, tenemos que ser como Isaac Newton y los magos: tenemos que estar buscándolo. En otras palabras, tenemos que sumergirnos en las cosas que nos prepararán para la epifanía que Dios nos quiere dar: en la oración, en la que buscamos conectarnos con Dios, y en el estudio de las Escrituras, en la que llegamos a conocer a Dios y su manera de manifestarse a los demás. Entonces esperamos pacientemente la manifestación de Dios. Los magos no llenaron su vida de otras distracciones porque las estrellas aún no les habían revelado nada, ni Isaac Newton renunció a estudiar física porque no había descubierto nada nuevo. Más bien, esperaron pacientemente, buscando las señales que les revelarían algo nuevo.

         Y así es para nosotros. Independientemente de dónde nos encontremos en nuestra relación con Dios, Dios todavía quiere revelarse a sí mismo en nuevas formas para cada uno de nosotros. Y quiere movernos en nuevas direcciones que nos acerquen a él y a la felicidad de la vida eterna. Entonces, ¿por qué no hacer una resolución para este nuevo año para buscar la epifanía de Dios en su vida—para estar listo para sorprenderse de cómo Dios se revela a usted y luego moverse en una dirección nueva y positiva—para crecer en santidad y felicidad en 2023? Haga un plan simple para orar y pasar tiempo con las Escrituras cada día (y, padres y padrinos, para orar y compartir las Escrituras con sus hijos y ahijados); y tratar de comprender la Misa más profundamente para participar en ella más plenamente. Finalmente, haga un plan para pasar tiempo en la Adoración Eucarística, aquí en nuestra capilla. Jesús le está esperando allí y le hablará, invitándole a una relación más profunda consigo mismo, con el Padre, y con el Espíritu Santo.

         Mis hermanos y hermanas, una epifanía es un regalo de Dios para nosotros, pero es un regalo que requiere un poco de trabajo de nuestra parte por adelantado. Movámonos, pues, como lo hicieron los magos cuando vieron surgir su estrella y así buscarlo donde pueda ser hallado. Y dejémosle que nos mueva en nuevas direcciones de discipulado (es decir, en la acción positiva en el mundo) y así acercarnos a la felicidad eterna que nos promete: la felicidad a la que nos acercamos cada vez que celebramos esta Sagrada Eucaristía.

Dado en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen: Carmel, IN

8 de enero, 2023